Dolor de tobillo proveniente del ejercicio

El ejercicio es especialmente agotador en tus extremidades bajas, y tus tobillos no son la excepción. Tus tobillos soportan el peso de tu cuerpo cada vez que corres, saltas, bailas o practicas deportes. Como resultado, puedes experimentar dolor de tobillo de vez en cuando. Si no se lo trata, el dolor se puede volver crónico y se puede convertir en una afección debilitante. Siempre consulta a tu médico si estás sufriendo dolor de tobillo debido a la práctica de ejercicio.

Tipos

Una amplia variedad de dolores de tobillo pueden ocurrir como resultado del ejercicio. Si recuerdas torcer, girar o mover tu tobillo en una posición no natural, puedes experimentar un esguince, fractura de hueso o una dislocación de articulación. Si tu dolor parece prevalecer más mientras ejercitas y persiste con el descanso, puede que tengas una lesión por el uso excesivo del tobillo. Este tipo de lesiones se desarrollan lentamente y pueden causar afecciones como tendinitis, bursitis o una fractura por estrés. También puedes experimentar dolor de tobillo debido a una incorrecta rehabilitación de una lesión de tobillo previa.

Causas

Mientras que el comienzo de una lesión traumática (un esguince o fractura) es muy notorio, con una lesión por uso excesivo puede que no puedas recordar el momento específico de cuándo y cómo comenzó el dolor. Las lesiones por uso excesivo se desarrollan gradualmente y a menudo son resultado de una inflamación de tendón que crea dolor e inflamación en tu tobillo. El ejercicio excesivo o la participación en deportes, el calzado doloroso para los pies, los músculos contraídos, los errores de entrenamiento y el mal ejercicio son todas actividades que pueden causar dolor de tobillo.

Tratamiento

El dolor de tobillo no se debe ignorar. Si lo experimentas, deja de hacer ejercicio y busca tratamiento. El tratamiento más común para el dolor de tobillo es el método R.I.C.E. (Rest, Ice, Compression and Elevation - Descanso, hielo, compresión y elevación). Este método incluye descansar tu tobillo afectado; aplicar hielo por 20 minutos cuatro a cinco veces por día; utilizar un vendaje de compresión para aliviar la inflamación y elevar tu tobillo doloroso por encima del nivel de tu corazón. Un doctor también puede recomendar medicamentos antiinflamatorios, vigorizantes o terapia física para ayudarte a estirar y fortalecer tu tobillo. Para lesiones de tobillo más severas, probablemente tengas que colocarte un yeso o una bota para caminar con el posible uso de muletas por cuatro a seis semanas.

Consideraciones

Ignorar el dolor de tobillo te puede llevar a un dolor e inestabilidad a largo plazo en tu tobillo. Si experimentas múltiples esguinces de tobillo o ignoras el signo de dolor en esa zona, serás vulnerable a una afección conocida como "inestabilidad de tobillo". Esta afección puede llevar a un dolor e inflamación crónicos. También puedes sentir como que tu tobillo es incapaz de mantener tu cuerpo o tu pie mientras caminas o haces ejercicio. Si experimentas dolor de tobillo crónico o inestabilidad, deberás considerar la posibilidad de utilizar una tobillera o encintar tu tobillo antes de hacer ejercicios. También puedes hablarle a tu médico sobre los procedimientos para ayudar a contraer los ligamentos en tu tobillo.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por aldana avale