Dolor en el talón y la gimnasia

Debido a la alta intensidad de la gimnasia, los gimnastas son propensos al dolor en el pie, sobre todo el dolor del talón. El dolor de talón puede ocurrir como resultado de saltos y aterrizajes de alto impacto. Dado que casi todos los movimientos de gimnasia se consideran de alto impacto, los gimnastas de todos los niveles están en riesgo de dolor en el talón. El dolor de talón puede variar de leves a graves y afectan a las rutinas de gimnastas. Si eres un gimnasta y experimentas dolor en el talón, siempre consulta a tu médico antes de realizar ejercicios, estiramientos o tratamientos.

Enfermedad de Sever

La enfermedad de Sever es una causa común de dolor en el talón que se produce normalmente en niñas físicamente activas en edades de 8 a 10. Muchas son gimnastas. Correr y saltar aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Sever en los niños, se caracteriza por una presión excesiva en el talón y el tendón de Aquiles. Esta condición puede ocurrir en uno o ambos pies. El dolor tiende a aumentar con la actividad y es posible que notes una cojera o una tendencia a caminar en los dedos o en las puntas de tus pies. La enfermedad de Sever se diagnostica con un examen físico. El dolor puede aliviarse con el descanso, aparatos ortopédicos, hielo y analgésicos. El estiramiento también puede ayudar a fortalecer los músculos de la parte posterior de la pierna, lo cual puede ayudar a reducir el dolor en el talón.

Contusión ósea

Un contusión ósea puede ocurrir como resultado de un aterrizaje demasiado duro en la parte de atrás de tu talón o un accidente al aterrizar sobre un objeto a medida que completas un giro o voltereta. Es probable que experimentes decoloración a cada lado de tu talón. También se puede notar dolor si se presiona hacia abajo con los dedos en el talón. Un contusión ósea por lo general desaparece por sí sola con el reposo. Un gimnasta con una contusión ósea debe no practicar unos días y aplicar hielo en la lesión durante 15 minutos a la vez, de cuatro a cinco veces por día.

Fascitis plantar

La fascitis plantar puede ocurrir como resultado de correr excesivamente y saltar en la gimnasia. La fascia plantar es la banda gruesa de tejido en la parte inferior de tu pie que conecta el hueso del talón con los dedos. La fascitis plantar se produce como resultado de la inflamación de esta banda de tejido debido al uso . El dolor tiende a estar localizado en el talón. El dolor es leve al principio y tiende a aumentar con la actividad física. La fascitis plantar se trata con reposo, hielo, medicamentos antiinflamatorios, terapia física y posibles inyecciones de esteroides.

Tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles es una lesión por sobreuso que se producen en los gimnastas. Es la inflamación de la banda de tejido que conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón, el tendón de Aquiles. La tendinitis de Aquiles causa dolor en la parte posterior de la pierna y el talón, especialmente después de la práctica o una competencia. También puedes experimentar sensibilidad, hinchazón leve y rigidez. La parte baja de tu pierna también puede parecer débil o lenta. Los tratamientos para la tendinitis de Aquiles incluyen reposo, hielo, compresión y elevación como un medio de auto-cuidado. También puedes tomar analgésicos de venta libre. Si los síntomas persisten, debes consultar a tu médico. Un médico puede descartar una lesión mayor, así como exigir la utilización de la terapia física, ortesis o inyecciones.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por gabriela nungaray