Dolor de rodilla en jugadores jóvenes de fútbol

El fútbol es una actividad entretenida para que un niño crezca tanto social como físicamente. Sin embargo, las paradas repentinas, cambios de dirección rápidos y técnicas asociadas con el manejo del balón ponen mucho desgaste en la rótula y los tejidos blandos que rodean la rodilla, lo cual puede resultar en dolor de rodilla. Detectar la causa y el tratamiento de dolor en la rodilla desde el principio puede ayudar a prevenir complicaciones graves del desarrollo y otras lesiones.

Síntomas de incomodidad adicionales

Además del dolor de rodilla, un jugador joven de fútbol puede también experimentar irritación, inflamación, calor de la piel, hinchazón de la rodilla, enrojecimiento, dolor en el área de la rodilla o un sonido de molienda o chasquido al caminar. Los niños también pueden sufrir una aguda sensación punzante al saltar, ponerse en cuclillas o subir por las escaleras. Uno o todos los síntomas pueden estar presentes. Los primeros síntomas sólo pueden ser notorios inmediatamente después de una sesión de juego o práctica. Sin embargo, a medida que empeora la lesión, el dolor a menudo se producirá durante el juego o cuando el jugador intenta alcanzar un mayor nivel de rendimiento.

Culpables comunes

La disfunción patelofemoral, una lesión del cartílago entre el fémur y la rótula causada por correr y saltar repetitivamente, es una de las causas más comunes del dolor de rodilla en los futbolistas. También puede ocurrir el dolor cuando pones una presión excesiva sobre el hueso del muslo durante el juego de fútbol, que puede causar que el cartílago bajo la rótula se desgaste. El uso excesivo de los músculos y tendones al saltar y correr también puede causar una condición llamada enfermedad de Osgood-Schlatter, donde se desarrolla un doloroso golpe donde la rótula se fija a canilla. En casos severos, el dolor de rodilla puede ser causado por una fractura de estrés debido a un golpe directo a la rodilla o un desgarro del ligamento cruzado anterior o LCA de la rodilla.

Ataca al dolor de rodilla

Los jóvenes futbolistas deben ser vistos por un profesional de atención médica ante la aparición de dolor de rodilla. El tratamiento depende de la naturaleza de la lesión. Sin embargo, todos los jugadores deben descansar hasta que los síntomas desaparezcan, envolver su rodilla con un vendaje de compresión o aparato ortopédico y aplicar una compresa fría en el área afectada, mientras elevan la pierna. Un medicamento antiinflamatorio puede ayudar a aliviar el dolor, la hinchazón y la inflamación en la rodilla. Las lesiones graves, como un hueso roto o un desgarro de ACL, pueden requerir cirugía para reparar el ligamento, cartílago o hueso dañado.

La prevención es clave

Los atletas jóvenes siempre deben calentarse con una ligera actividad cardiovascular de cinco minutos, como trotar para ayudar a prevenir lesiones y dolor en la rodilla. Además, estirar las pantorrillas, tendones de la corva, los flexores de cadera y los muslos internos antes de jugar al fútbol puede ayudar a prevenir lesiones. Un joven futbolista debe también fortalecer sus músculos inferiores del cuerpo cada dos días con una rutina de entrenamiento de fuerza de 20 minutos, incluso durante la pretemporada, para ayudar a desarrollar los músculos de las piernas y evitar lesiones. Ejemplos de ejercicios de cuerpo inferiores incluyen saltos hacia adelante y hacia atrás sobre un cono, lanzamientos y saltos de tijera. Usar toperoles de fútbol de buen apoyo también puede ayudar a prevenir lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por paulina illanes amenábar