El dolor de rodilla después de correr en una cinta

El dolor de rodilla puede ocurrir fácilmente después de correr en una cinta. Esto se debe en gran parte al uso excesivo de su articulación. Sports Injury Clinic explica que correr crea un impacto recurrente que pone la tensión repetida en esta zona. Incluso las tensiones de menor importancia repetidas un número de veces pueden causar problemas. Sin recuperación suficiente, estas tensiones pueden eventualmente conducir a la irritación y la inflamación de los tendones, ligamentos y otros tejidos conectados a esta articulación. Posteriormente, se empieza a sentir dolor.

Síntomas

Además de la sensación real de dolor, no es raro que esta incomodidad vaya acompañada por otros síntomas. A veces, puedes sufrir de rigidez e hinchazón leve y enrojecimiento o debilidad. También se puede notar un chasquido o estallido que emana de la rodilla. Si experimentas una inflamación marcada o no eres capaz de soportar peso en la rodilla, May Clinic recomienda hablar con un médico. La incapacidad para enderezar o flexionar la rodilla y cualquier deformidad de la articulación también exige una intervención médica.

Autocuidado

Los dolores menores suelen responder favorablemente a los métodos de auto-cuidado. Los analgésicos de venta libre, como ibuprofeno, paracetamol y naproxeno, pueden aliviar la inflamación y el malestar. También debes descansar y elevar la articulación, así como aplicar hielo y compresión en la rodilla afectada, explica National Institutes of Health. Dormir con una almohada debajo de la rodilla puede ser de algún beneficio también.

Tratamiento

Para el dolor más grave y otros síntomas, puede que tengas que hablar con un médico. Los profesionales médicos pueden administrar inyecciones de corticosteroides o ácido hialurónico para reducir la inflamación o lubricar mejor la articulación, respectivamente. Mayo Clinic también enumera la terapia física y las rodilleras como otros tratamientos potenciales para fortalecer y proteger la articulación, lo que puede prevenir una lesión mayor. En casos más graves, es posible que necesites una cirugía para corregir el problema.

Prevención

National Institutes of Health recomiendan el calentamiento antes de pisar la cinta de correr. Estirar las piernas puede aflojar las articulaciones, mientras que el entrenamiento de fuerza puede agregar músculo a las piernas para sostener mejor a tus rodillas. Los efectos combinados pueden reducir al mínimo el esfuerzo.

Calzado

También es posible que desees considerar la posibilidad de invertir en un buen par de zapatos para correr, así como cambiar los pares viejos por otros nuevos. El soporte adecuado del arco distribuye el peso uniformemente a lo largo de tu pie, lo que puede disminuir el impacto colocado en tus articulaciones durante una carrera en la cinta. Consulta con un entrenador personal o un especialista en calzado para ayudar a determinar donde se sitúa la mayor parte de tu impacto en el pie, para que puedas ajustar esto con el calzado adecuado.

Más galerías de fotos



Escrito por dana severson | Traducido por natalia pérez