Dolor de rodilla mientras corres cuesta abajo

Las rutinas de correr a veces traen algo más que los beneficios de un buen entrenamiento y una subida endorfinas. También pueden traer dolor en la rodilla, sobre todo cuando corres cuesta abajo. Es probable que sufras una de las dos condiciones comunes de la rodilla. No esperes hasta que el dolor sea tan intenso que no puedas correr más. Busca tratamiento tan pronto como sea posible.

Síndrome ITB

El dolor al correr cuesta abajo es un síntoma clásico de síndrome de la banda iliotibial, también conocido como síndrome ITB. Se produce cuando la flexión frecuente de la rodilla irrita la banda iliotibial. La ITB es un tejido grueso y fibroso que se inicia en la cadera, corre a lo largo de la pierna y cruza sobre la rodilla. La inflamación se siente como un dolor leve inicialmente y se convierte en un dolor agudo acuchillante a través de la rótula de la rodilla. Sentirás el dolor con más intensidad cuando corres cuesta abajo y pones presión sobre la ITB.

Tratamiento del síndrome ITB

El primer paso en el tratamiento de síndrome ITB es el descanso. Tu médico tal vez te pida que dejes de flexionar la rodilla, que coloques hielo por 20 minutos a la vez y uses antiinflamatorios como el ibuprofeno o inyecciones de cortisona. Cuando el dolor disminuye lo suficiente como para trabajar con un terapeuta físico, tendrás que fortalecer los músculos que sostienen la ITB, como el glúteo medio en tu pelvis. Por desgracia, el síndrome ITB es difícil de tratar. Si los métodos conservadores fracasan, se puede practicar una cirugía para cortar la ITB donde cruza la rótula.

La rodilla de corredor

La rodilla de corredor es otro síndrome que se siente intensamente cuando estás corriendo cuesta abajo. El nombre oficial es el síndrome de dolor patelofemoral. Esta irritación es causada cuando el fémur, el hueso del muslo, se pone en contacto frecuente con la rótula de tu rodilla. Se presenta como dolor general de la rodilla que empeora con cada paso, sobre todo porque el fémur tiene más de un impacto cuando corres cuesta abajo. La rodilla de corredor es a menudo el resultado del uso excesivo.

Tratamiento para la rodilla de corredor

Al igual que el tratamiento inicial del síndrome ITB, la clave para el tratamiento de la rodilla de corredor es descansar la rodilla, usar antiinflamatorios y aplicar hielo. Esta condición responde bien a la terapia física. La atención se centra en el fortalecimiento de los cuádriceps en la parte frontal del muslo. Absorben más impacto cuando corres y ayudan a estabilizar la rodilla para evitar que se mueva demasiado. La cirugía es el último recurso e implica un procedimiento artroscópico para alisar la superficie inferior de la rótula.

Más galerías de fotos



Escrito por james roland | Traducido por gabriela nungaray