Dolor relacionado con el peso

El dolor relacionado con el peso es un problema que afecta comúnmente a tobillos, rodillas, caderas, parte baja de la espalda y la columna vertebral. Cuando caminas, corres, te inclinas, giras, te paras y te acuestas, estas partes de tu cuerpo pueden recibir mucha presión, lo que puede llevar fácilmente a sufrir dolores y lesiones. Esto es especialmente cierto durante el ejercicio, cuando los movimientos de alto impacto y el peso adicional entran en juego. El dolor relacionado con el peso puede ser señal de inflamación en una articulación, músculos lesionados o incluso fracturas por estrés. Es importante comprender las causas comunes de este dolor y qué se puede hacer al respecto.

Causas comunes

El dolor relacionado con el peso en zonas vulnerables del cuerpo está causado por la sobrecarga de una articulación, tendón o músculo con demasiada fuerza. Puede ser un único evento que provoca una lesión de rodilla o tobillo pero, con mayor frecuencia, el dolor se produce luego de una repetición de largo plazo, como luego de miles de sesiones de correr. El dolor relacionado con el peso es común entre las personas con sobrepeso, porque constantemente se está añadiendo estrés sobre la espalda y las articulaciones. Lo mismo corre para los que realizan aeróbicos de alto impacto, como correr sobre el pavimento o realizar entrenamiento de resistencia explosivo con ejercicios como el levantamiento de peso sobre la cabeza y sentadillas en velocidad.

Ejercicios alternativos

Ya sea que el dolor esté causado por demasiado ejercicio o muy poco, existen alternativas para ponerte en buen estado y sentirte mejor. Perder peso puede mejorar la salud de las articulaciones, pero correr puede actuar en la dirección contraria. En su lugar, intenta con ejercicios aeróbicos de bajo impacto como andar en bicicleta. Nadar y remar son formas efectivas de cuidar de tus articulaciones y fortalecer los músculos de la espalda al mismo tiempo. Cambiar por un entrenamiento sin peso por algunas semanas, en especial luego de lesiones, ha demostrado reducir la inflamación que causa la mayor parte del dolor.

Consejos útiles

Si el dolor proviene de inflamación luego de realizar ejercicio vigoroso o de estar parado todo el día, aplica hielo sobre la articulación o músculo por hasta 15 minutos cada hora, comprime la articulación ligeramente y descansa. El calzado nuevo puede también aliviar el dolor en tobillos, rodillas y caderas, porque tus zapatos viejos, o un par que no cuente con suficiente soporte no protegerá a tu cuerpo tan bien del impacto de caminar o correr. Si el dolor se produce principalmente en la espalda, usar un corsé durante el ejercicio intenso puede aliviar el dolor y prevenir lesiones.

Consejos de seguridad

Si tienes preguntas sobre cómo puedes beneficiarte al realizar ejercicios de bajo impacto, o si es seguro realizarlos, habla con un entrenador personal licenciado u otro tipo de profesional. Si sufres de dolor agudo o extremo durante actividades con peso normales, o si el dolor no cede, puede deberse a una fractura por estrés o a algo más serio. Deja de hacer actividades que desencadenen el dolor y busca ayuda de un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por michael shiva best | Traducido por mike tazenda