Dolor de pie en niños pequeños

El dolor de pie es común en los niños. Esto se debe a que los huesos en los pies de un niño pequeño están creciendo y evolucionando, haciéndolos susceptibles a lesiones. Aunque jugar deportes a menudo causa el dolor de pie, cualquier salto, correr o incluso las actividades de cargar cosas incrementan el riesgo de un niño de desarrollar dolor de pie.

Síntomas

El dolor ocurre a menudo en uno o ambos pies del niño. Es causado generalmente por una nueva actividad o deporte en la cual el niño usa los pies de una manera con la cual no está acostumbrado. En algunas circunstancias, el dolor empeora o se intensifica cuando un niño salta o corre. Además del dolor, los síntomas adicionales incluyen enrojecimiento, inflamación, sensibilidad e hinchazón.

Causas

Varias circunstancias causan el dolor de pie en un niño, incluyendo una colisión o impacto con un objeto, zapatos muy apretados o pisar un objeto extraño. Además, las condiciones como el síndrome crónico de dolor regional o una infección de huesos o articulaciones resultan en dolor de pie. Las fracturas, las cuales ocurren cuando se coloca presión en el esqueleto en crecimiento de un niño, causan dolor de pie. Alternativamente, la enfermedad de Sever, una condición en la cual la placa de crecimiento en el talón de un niño sufre una lesión, también resulta en dolor de pie.

Tratamiento

Coloca hielo contra el pie lesionado de tu hijo durante aproximadamente 20 minutos y haz que descanse. Con la aprobación de un médico, dale a tu hijo ibuprofeno o acetaminofén para aliviar el dolor y la inflamación. No permitas que tu hijo participe en ninguna actividad que cause o empeore el dolor de pie hasta que la lesión se cure. Las lesiones serias, como una fractura por esfuerzo, requieren tratamiento médico. Un médico puede inmovilizar el pie con un yeso o férula y posiblemente reparar la lesión quirúrgicamente.

Consideraciones

Debido a que los pies de los niños pequeños crecen extremadamente rápido, siempre tienen que usar zapatos que se ajusten apropiadamente y permitan que los huesos de sus pies crezcan derechos. Unas medias o zapatos apretados pueden evitar que los pies crezcan correctamente. Elige zapatos que se sujeten con una hebilla, velcro o cordones, ya que mantienen el talón del pie en su lugar y evitan que su pie se deslice hacia adelante dentro del zapato.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por ana maría guevara