Dolor en la parte superior de la espalda en vuelos prolongados

Ya sea que lo notes instantáneamente o algunas horas después del vuelo, los asientos de los aviones no siempre son cómodos, y sentarte en la misma posición durante un período de tiempo prolongado puede causar dolor muscular. Estos problemas hacen que los vuelos prolongados sean incómodos, aumentando y causando dolor en la parte superior de la espalda. Cerca del 90 por ciento de los pasajeros reportan un dolor de espalda o de cuello luego de un vuelo, según un estudio de 2008 realizado por SpineUniverse. Preparar tu vuelo por adelantado puede ayudarte a evitar la rigidez y a mantener la parte superior de la espalda apoyada durante el vuelo.

Reservando tu vuelo

Al reservar un vuelo, para evitar el dolor superior de espalda, pide un asiento en el pasillo. Esto te permitirá pararte regularmente y estirar, manteniendo la sangre circulando y evitando que la parte superior de la espalda se endurezca. Tener un espacio adicional para las piernas también significa más espacio para estirar, así que escoge un asiento en el pasillo de la salida de emergencia si es posible. Si tu vuelo no tiene asientos asignados, observa si puedes conseguir un asiento especial con la nota de un médico que hable de tu problema de espalda o llega temprano para asegurarte que estés entre los primeros en subir.

Antes de partir

Si tienes dolor en la parte superior de la espalda antes de tu vuelo, concreta una cita con el médico para discutir los estiramientos posibles o las medicaciones antes del viaje. El médico podría recomendarte ejercicios o una medicación antiinflamatoria, un relajante muscular o incluso un suplemento vitamínico, dependiendo de tu condición. También puedes preguntarle sobre aliviar tu dolor con una almohadilla de calor antes y después de tu vuelo. Algunas almohadillas de calor son portátiles, como las de los esquíes, pero consúltalo con tu médico y la línea aérea antes de llevarlas en el vuelo.

Apoyando tu espalda

Planificar para evitar el dolor de espalda superior antes de tiempo puede hacer que tu vuelo sea más cómodo, incluso cuando estás forzado a estar en asientos con poco apoyo. Coloca una pequeña espalda detrás de la parte inferior de la espalda, que apoye la curvatura natural de la espalda para aliviar el dolor en la parte superior de la espalda así como el malestar inferior. Si no tienes una almohada pequeña, enrolla una sábana pequeña o un suéter en su lugar. Reclina el asiento una vez que estés en el aire si esto alivia tu dolor.

Evitando la rigidez

Algunas veces la rigidez muscular es la culpable detrás del dolor de espalda superior. Si sufres de rigidez, coloca tus manos sobre tus rodillas y arquea suavemente la espalda para estirar estos músculos o párate y toca la punta de tus pies. El movimiento evita la rigidez. Siempre que la señal del cinturón de seguridad esté apagada, aprovecha la oportunidad para moverte por la cabina, ya sea una caminata simple por el pasillo o pararte en la parte trasera y estirar por algunos minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley mackenzie | Traducido por sebastian castro