Dolor en las pantorrillas al caminar

Caminar es generalmente considerada una forma segura y accesible de hacer ejercicio que puede ser parte de un estilo de vida saludable y activo. Aunque es natural sentir un ligero dolor en los músculos de la pantorrilla después de hacer ejercicio o experimentar un calambre, sentir dolor en los músculos de tus pantorrillas puede ser señal de un problema más serio, en especial si el dolor ocurre después de solo pocos minutos de movimiento.

Problemas de tendinitis

El dolor en la pantorrilla y el talón puede ser resultado de una afección por uso excesivo llamada tendinitis de Aquiles, una inflamación en el tendón de Aquiles, la banda fuerte de fibras que conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón. La afección es causada por la presión repetitiva sobre el tendón, generalmente como resultado de impulsar el cuerpo demasiado rápido y demasiado pronto. Los músculos de la pantorrilla tensos pueden contribuir a esta dolencia. El dolor a menudo es peor cuando se está en actividad y puede aumentar a lo largo del día.

Ataque de las arterias

Si tienes calambres y dolor en la pantorrilla que desaparecen cuando dejas de caminar y descansas, puede que estés sufriendo de enfermedad arterial periférica, un estrechamiento de las arterias que resulta de la falta de oxígeno en las células musculares en funcionamiento. Otros síntomas pueden incluir rayones y moretones que no sanan en la parte inferior de las piernas; piel pálida y sudorosa, y dificultad para detectar el pulso debajo de la arteria angostada. El dolor a menudo empeora cuando se camina rápidamente o en subida. Según el "British Journal of Cardiology", fumar es el principal factor de riesgo de enfermedad arterial periférica.

Pruebas y tratamiento

Ve a un médico para determinar la causa del dolor en tus pantorrillas. Si te diagnostica enfermedad arterial periférica, tu médico puede recetarte una droga que ensancha los vasos sanguíneos. Para los que tienen síntomas leves a moderados, Duke University señala que dejar de fumar puede ayudar, ya que esto mejora el flujo sanguíneo en los miembros. El descanso, el hielo y los antiinflamatorios no esteroides pueden ayudar a aliviar el dolor de la tendinitis de Aquiles. Se pueden colocar plantillas para elevar el talón en el calzado para quitar la presión a los tendones.

Estiramiento y alivio

Aunque los calambres súbitos en las pantorrillas, algunas veces llamados espasmos musculares, se producen generalmente cuando se duerme, también pueden ocurrir durante el día. Esta es una afección común que por lo general no es perjudicial, según señala el National Health Service. Estirar puede aliviar los calambres en la pantorrilla y la tendinitis de Aquiles. Para estirar los músculos de tus pantorrillas, simplemente párate con las bolas de tus pies apoyadas en un escalón, dejando los talones sobresaliendo del borde. Lentamente baja los talones hasta que sientas un estiramiento en las pantorrillas. Mantén unos segundos y levántalos de nuevo, repitiendo varias veces.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle wishhart | Traducido por maria eugenia gonzalez