Dolor en los niños al caerse los dientes

Cuando el niño alcance la edad de los seis años, puedes empezar a experimentar una ondulación de sus dientes, señalando la llegada inminente de los dientes permanentes. Perder los dientes puede ser un hito para cualquier niño y padre, pero también puede ser una fuente de ansiedad y dolor. Entender por qué ocurre este dolor y cómo ayudar a tu niño puede asegurar una experiencia positivas con la pérdida de los dientes.

Importancia

Aunque perder los dientes de leche es un suceso normal para los niños, puede estar acompañado de algún grado de dolor. Como el diente de leche se rompe sin sus terminaciones nerviosas, el área puede llegar a estar roja, hinchada y dolorosa. Esto es especialmente cierto si los dientes de tu hijo se aflojaron debido a la lesión o al impacto que causó el diente al aflojarse prematuramente. Aunque las encías de tu niño pueden sangrar un poco, el sangrado en exceso puede requerir atención médica.

Consideraciones mentales

Tener dientes tambaleantes y dolorosos puede ser una fuente de ansiedad para los niños que no han experimentado la sensación de un diente flojo antes. Tu niño puede tener miedo de comer o beber por miedo a que se le caiga el diente o a tragarlo. Durante este tiempo, es importante tranquilizarlo. Este es el momento en el que "el hada de los dientes" puede ser útil. Explica a tu niño que el hada de los dientes intercambiará los diente por monedas. Tu hijo puede comenzar incluso a desear perder un diente.

Compresas frías

Algunas técnicas pueden ayudar a disminuir el dolor de los dientes sueltos en los niños. Esto incluye aplicar una compresa fría en la boca de tu hijo para minimizar el dolor y la hinchazón. Coloca los cubitos de hielo en una bolsa de plástico de tamaño bocadillo o merienda y cúbrela con un paño o toalla de papel. Aplícala a la cara de tu hijo de 10 a 15 minutos. Puedes volver a aplicarla durante el día para reducir aún más el dolor. Si las encías empiezan a sangrar como resultado de los dientes flojos, puedes mojar un pedazo de gasa y aplicar presión directamente sobre la encía. Sin embargo, no coloques la compresa fría directamente sobre la encía para evitar que se queme la piel delicada de las encías.

Medicamentos antiinflamatorios

Si el dolor de los dientes flojos es más severo, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides también pueden ayudar a reducir la hinchazón y el dolor. Sin embargo, habla con un médico o farmacéutico antes de administrar este tipo de medicación para obtener la dosis correcta. Los ejemplos incluyen acetaminofen o ibuprofeno. También puedes aplicar un analgésico suave para adormecer el área y minimizar el dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por maria gloria garcia menendez