Dolor en las nalgas y las piernas

El dolor en las nalgas y las piernas puede producirse como resultado de una actividad extenuante, una lesión o un dolor en el nervio. El dolor en las piernas y las nalgas a menudo es el resultado del dolor muscular después de comenzar un nuevo ejercicio o por el uso excesivo de los músculos. El primer paso hacia el alivio de esos dolores es identificar su causa.

Dolores musculares

Si tu nuevo régimen de ejercicios pone mucha presión en tus piernas o requiere que los músculos trabajen más duro de lo normal, probablemente sientas dolor en las nalgas y las piernas el día después de la actividad. . Los ejercicios como trotar o levantar las piernas producen dolor y fatiga muscular al día siguiente. Este dolor probablemente disminuirá a medida que tus músculos se acostumbren al trabajo adicional. Descansar un día entre los entrenamientos ayudará a evitar lesiones y permitirá a tus músculos recuperarse de un entrenamiento duro.

Lesiones

Puedes sentir dolor en la zona de las piernas y las nalgas si te has lesionado. A diferencia del dolor moderado que se produce cuando comienzas una rutina de entrenamiento, el dolor por una lesión puede ocurrir de forma súbita y ser más severo. Los tendones cercanos a las nalgas y la parte superior de los muslos se pueden lesionar cuando realizas un entrenamiento extenuante si estirar primero o cuando tus músculos están débiles por la inactividad. Según el sitio web de la Clínica Mayo; los síntomas de desgarro en los músculos de los tendones incluyen inflamación, ardor, sensibilidad, debilidad y sensación de rotura en el músculo. Puede que tampoco puedas soportar peso sobre la pierna afectada.

Dolor en los nervios

El dolor en los nervios, o neuropatía periférica, se produce cuando los nervios no pueden transmitir información al cerebro de forma adecuada. El dolor comienza en los pies y las piernas y progresa hacia el centro del cuerpo a medida que la afección empeora. Según Medline Plus, una causa común de neuropatía periférica es la diabetes. Los síntomas de esta enfermedad incluyen sensación de ardor, hormigueo, dolor y otras sensaciones en los pies y las piernas. Se puede producir una incapacidad para determinar la posición de las articulaciones, que resulta en una falta de coordinación.

Tratamiento

Para el dolor muscular que resulta de una nueva rutina de ejercicios, un día de descanso entre los entrenamientos es todo lo que necesitas para aliviar el dolor. Para una lesión, el médico puede recomendar que uses muletas para que la pierna no soporte peso mientras se cura. Los antiinflamatorios de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor. Después de que haya pasado el tiempo suficiente de curación, puede que debas someterte a una terapia física. Para el dolor en los nervios, el médico puede recetarte medicamentos que traten de forma efectiva la neuropatía periférica y también puede aconsejarte la terapia física.

Más galerías de fotos



Escrito por kristin leigh | Traducido por maria eugenia gonzalez