Dolor en el músculo psoas al correr

Los corredores con frecuencia sufren de dolor e inflamación en la cadera debido al uso excesivo de ciertos músculos, dificultades para caminar o una mala postura al correr. El músculo psoas es a menudo el culpable ya que flexiona y extiende la cadera y ayuda a elevar la pierna al correr y patear. Los elongamientos, la auto liberación miofascial y el entrenamiento de fuerza para el psoas y todo el complejo de los flexores de la cadera puede ayudar mucho para aliviar el dolor causado por el uso excesivo. El fortalecimiento y la flexibilidad del núcleo ayudarán a controlar la postura al correr para reducir aún más la carga de trabajo del psoas.

Anatomía funcional del psoas


Aquí el psoas está en una posición estirada en el lado derecho del corredor.

El psoas trabaja con el músculo ilíaco. Los dos juntos permiten flexionar la cadera y hacer movimientos de patadas explosivas que llevan la pierna hacia adelante. El psoas se origina en la zona de las vértebras L3 y L4, y se inserta en la parte superior del fémur. Con frecuencia el dolor se produce por la inflamación en la parte superior del fémur, pero también puede ocurrir en su origen en la parte inferior de la espalda si un corredor adopta una mala postura al correr, por la curvatura de la columna vertebral o está compensando otro músculo lesionado.

Elongamientos para el psoas


El elongamiento estático del psoas es más eficaz cuando ya has pre calentado.

Los elongamientos dinámicos incluyen patadas lentas y controladas con la pierna estirada mientras caminas, haces estocadas y caminas de costado. El elongamiento dinámico se hace mejor como un pre calentamiento antes de correr. Los elongamientos estáticos o isométricos del psoas incluyen al estiramiento en mariposa y el estiramiento en figura de cuatro. Las técnicas de auto liberación miofascial utilizando un rodillo de goma espuma, pelotas de tenis o medicamentos también reducen el dolor si se practica con diligencia.

Entrenamiento de fuerza para el psoas

La extensión de piernas y las prensas para piernas trabajan el psoas, porque es un ejercicio sinérgico para el cuádriceps. Los ejercicios de peso libre como las sentadillas y las estocadas fortalecen el psoas y también fortalecen la zona lumbar. Los movimientos de yoga también lo hacen, incluyendo los ejercicios de step para equilibrar y la grúa de pie. El psoas es un músculo profundo y no es el motor principal para la mayoría de los ejercicios con pesas, sino que se fortalece realizando estos ejercicios.

Ejecución del análisis de la marcha


Los fisioterapeutas trabajan con pacientes con dolor crónico del psoas.

El elongamiento y el fortalecimiento pueden ayudar, pero una técnica equilibrada y eficaz para correr es también importante. Una evaluación de la marcha profesional puede hacer maravillas. Muchas tiendas especialistas en carreras, fisioterapeutas y ortopedistas ofrecen análisis de la marcha con una evaluación de video. Al igual que con cualquier dolor, se debe controlar el dolor en el músculo psoas inmediatamente. Si haces correctamente el elongamiento, el pre calentamiento y el enfriamiento, y el dolor no resuelve con el tiempo, un profesional licenciado necesitará diagnosticar el problema. Los desgarros musculares, fracturas óseas por estrés y la artritis no se resolverán con el estiramiento y entrenamiento de fuerza por sí mismos.

Más galerías de fotos



Escrito por tina bernstein | Traducido por priscila caminer