El dolor muscular en la parte posterior de la rodilla al usar una caminadora

A pesar de que una caminadora te puede ayudar a quemar calorías y a perder el exceso de peso, también puede causarte una lesión en la rodilla si no la utilizas correctamente. La rodilla en sí es una estructura compleja de cartílago, músculo y hueso que es muy sensible y susceptible a las lesiones. Como el dolor de rodilla puede afectar las actividades diarias como caminar o incluso sentarse, es importante entender cómo tratarlo y evitarlo mientras te ejercitas en una caminadora.

Síntomas

El dolor en la parte posterior de la rodilla debido al ejercicio en una caminadora puede variar desde un dolor sordo leve a uno severo y debilitante. Puede agravarse al ponerse en cuclillas, de rodillas o al subir colinas. El dolor puede ocurrir directamente detrás de la rótula, donde la pierna se conecta a la parte inferior del hueso del muslo. Los síntomas también pueden incluir un crujido, sensibilidad, inflamación e inestabilidad. El dolor también puede hacer que te sientas desequilibrado o que limite tu movilidad.

Causas

El dolor muscular puede ocurrir por muchas razones cuando se utiliza una caminadora. Si utilizas excesivamente los músculos de la rodilla al correr en la caminadora o si te entrenas demasiado duro, puedes experimentar dolor. Además, los giros repentinos o los movimientos bruscos mientras te ejercitas en la caminadora pueden dar lugar a torceduras musculares o esguinces. Si tu rodilla está ya naturalmente alineada, correr en una caminadora puede descomponer el cartílago que une la rodilla a los músculos, causando inflamación y dolor.

Tratamientos

Si experimentas dolor muscular en la rodilla, deja de usar la máquina para correr hasta que el dolor disminuya. Envuelve la rodilla con fuerza con un aparato ortopédico o con una venda elástica para restringir los vasos sanguíneos y detener el dolor y la inflamación. Coloca una bolsa de hielo o una toalla envuelta alrededor de hielo sobre la rodilla por unos 20 minutos a la vez. Eleva la rodilla de modo que quede por encima de tu corazón. Esto ayudará a drenar el líquido de la rodilla, lo que reduce la hinchazón y el dolor. Si el dolor persiste, consulta a un médico.

Prevención

Para evitar el dolor de rodilla durante el uso de una caminadora, asegúrate de estirarte antes de caminar o correr. Haz un calentamiento lento durante cinco minutos antes de aumentar la velocidad o la intensidad de tu entrenamiento. Esto ayudará a mantener los músculos que están dentro y alrededor de las rodillas flexibles y a que sea menos probable que se lesionen durante el ejercicio. Siempre usa zapatos con apoyo que tengan buena absorción de choque. Además, es importante practicar una buena forma cuando utilices una caminadora. Inclínate hacia adelante y mantén siempre las rodillas dobladas mientras corres.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por katherine bastidas