Dolor en la ingle y en la parte interna del muslo al correr

El dolor en la ingle y el interior del muslo en los corredores puede surgir de una serie de factores, pero por lo general es el resultado de un exceso de uso. La condición afecta a los velocistas y a los maratonistas por igual, y a menudo persiste a menos que se identifique adecuadamente y sea posteriormente tratado. La comprensión de los signos del dolor de ingle e interior del muslo te preparará mejor para recuperarte más rápido y volver a correr pronto.

Identificación

El dolor en la parte interior del muslo, referido como un tirón en la ingle a menudo, por lo general se produce en el músculo del muslo interior superior. También conocido como banda iliotibial, este músculo es el principal responsable de mover los dedos del pie durante la marcha, produciendo un paso equilibrado. El dolor resulta cuando el músculo del muslo interno se tensa demasiado.

Causas

El uso excesivo es el principal culpable detrás de las lesiones de tirones en la ingle, aunque otras causas pueden provocar lesiones. Estiramientos insuficientes antes y después de correr pueden dejar el músculo del muslo interno superior vulnerable a tensarse, cosa que también puede ocurrir si corres sobre una superficie resbaladiza. Además, el exceso de pronación y supinación, balanceo hacia adentro y hacia afuera del pie respectivamente, puede crear un desequilibrio en el pie, lo que estresa aún más el músculo para mantener el equilibrio al correr.

Descanso

Aunque no es lo que la mayoría de los corredores quieren escuchar, mantenerse fuera de las carreteras o de la cinta de correr durante varios días es la mejor arma para tratar el dolor en el muslo interior. Para un tirón severo de la ingle, un corredor debe descansar por lo menos una semana para que el músculo se recupere totalmente. Los dolores menores deberían hacerte descansar también, aunque puedes correr menos tiempo y más lento también.

Estiramientos

Después de que el músculo del muslo interior superior haya descansado suficientemente, un número de estiramientos centrados en el área puede aumentar la fuerza muscular. El estiramiento de la ingle se realiza sentado en el suelo con los pies juntos y la espalda recta, suavemente empujando hacia abajo las rodillas con los codos. La subida de la entrepierna también es útil: acuéstate sobre el lado sin dolor, aprieta el músculo de la pierna afectada, y poco a poco levántala. Mantén la posición durante un par de segundos y luego vuelve lentamente a la pierna de abajo. Los estiramientos deben hacerse con cuidado y repetirse varias veces al día para maximizar sus beneficios.

Zapatos

Además de descansar y estirar, insertar una cuña especializada en cada zapato para correr puede ayudar a los atletas lesionados a prevenir el dolor en el futuro. Una cuña es particularmente beneficiosa para un corredor con rotación del tobillo limitada y debe ser colocada en el interior de cada talón. Esto permite a los tobillos y los talones moverse con menos estrés en el músculo del muslo interno superior.

Más galerías de fotos



Escrito por lee simmons | Traducido por eva ortiz