Dolor en el hombro por yoga

"Yoga Journal" informó que las lesiones del hombro son comunes entre los yoguis (personas que practican yoga). Si los hombros ya son débiles y susceptibles a las lesiones, las posturas de yoga deben realizarse con precaución y cuidado. Las poses deben construir la fuerza en los hombros sin agravar las lesiones. Las posturas de yoga restaurativas y suaves se puede hacer para aliviar el dolor en el hombro al tiempo que proteges las articulaciones también. Si estás experimentando dolor intenso, consulta con un médico.

La alineación básica


Los hombros prosperan en la movilidad y deberían moverse y girar libremente.

Hasta que el dolor alivie, es posible que desees evitar las posturas que llevan el peso sobre tus hombros, sugiere "Yoga Journal". El dolor en los hombros se produce con frecuencia en yoga debido a la desalineación. Los hombros prosperan en la movilidad y deben ser capaces de moverse y girar libremente. Trata de practicar mediante la ampliación de tus hombros y manteniendo la parte superior del torso rígida durante las poses. Asegúrate de que tus hombros están en la alineación adecuada. Practica esto de pie en la pose de tadasana o pose de montaña. Haz que la distancia entre los pies sea igual al ancho de la cadera y rueda tus hombros hacia atrás y hacia abajo, hacia la cintura. Trata de mantener los hombros en esta posición mientras que practicas yoga.

Mantén el pecho abierto


Aumenta la intensidad de forma lenta y suave para evitar lesiones si experimentas dolor en el hombro.

"Yoga Journal" sugiere avanzar en tu práctica de forma lenta y suave para evitar lesiones si experimentas dolor en el hombro. Para proteger el manguito de los rotadores y la zona de los hombros, trabaja abriendo tu pecho. Si el pecho se cae en lugar de abrirse durante las posturas de yoga, puede dar lugar a dolor y lesiones. Esto hace que las cuchillas de los hombros se inclinen hacia adelante y pellizquen ciertos músculos. El manguito rotador se tensa y puede ocurrir una inflamación. Una apertura del pecho ayuda a proteger los hombros. Prueba esto haciendo una curva de pie hacia adelante. Estando de pie, saca tus brazos por detrás de ti y junte las palmas de las manos. Inclínate hacia delante sobre tu cuerpo y mantén tus manos entrelazadas. Respira profundamente.

Construye la fuerza


La construcción de la fuerza y ​​la apertura de la zona de los hombros también ayudará a aliviar el dolor poco a poco.

La construcción de la fuerza y ​​la apertura de la zona de los hombros también ayudará a aliviar el dolor poco a poco. Para ello, empieza tu práctica sobre tus manos y rodillas. Asegúrate de que tu cuerpo está en una alineación correcta con las manos directamente debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Mantén tu pecho levantado. Levanta tu mano derecha del suelo y levanta el brazo derecho a la altura del hombro frente tuyo. Esto significa que tu brazo izquierdo y el hombro soportan el peso y fortalecerán sutilmente tu hombro. Mantén esta posición durante unos segundos y luego baja el brazo derecho. Repite en el lado izquierdo. No te exijas más allá de tus límites.

Poses transitorias

Sostén el pecho lejos de las articulaciones del hombro mientras practicas otras posiciones, como perro boca abajo, que se realiza mediante la colocación del cuerpo en una "V" invertida o una plancha hacia arriba. Alterna entre estas dos posturas para construir la fuerza. Estas posturas ayudan a fortalecer el manguito rotador, pectoral mayor y los músculos tríceps. Los hombros están mejor protegidos cuando están ligeramente girados externamente.

Más galerías de fotos



Escrito por alena bowers | Traducido por mariana nonino