Dolor de hombro por nadar

El hombro es la articulación más flexible del cuerpo y los nadadores lo usan para rotar el brazo por encima de la cabeza y para nadar rápidamente. Un uso frecuente puede llevar a fatiga en los músculos que componen el hombro, también conocidos como el manguito de los rotadores. Si eres un ávido nadador, puedes trabajar para evitar lesiones cuando experimentas inicialmente dolor de hombro. Saber cuándo ir a ver a un médico puede ayudarte a prevenir la inflamación que evita que puedas nadar a largo plazo.

Hombro del nadador

Existen dos lugares comunes donde un nadador experimente una lesión de hombro. El primero es el dolor muscular que ocurre cuando estás en la fase de arrastre de la natación, la cual es cuando tu mano golpea el agua. Esto significa que los huesos del hombro están afectando a los bíceps (o músculo frontal superior) del brazo. El segundo tipo es cuando tu brazo deja el agua. Esto señala que los músculos del manguito de los rotadores en la parte trasera de tu hombro le ayudan a rotar. Cada lesión puede deberse a una forma inapropiada de nadar, entrenar en exceso o incluso si respiras solo por un lado mientras nadas, lo cual puede colocar una tensión extra en el hombro.

Estiramientos

Estirar el hombro antes de nadar puede ayudar a reducir el riesgo de tener una inflamación en el mismo. Ejemplos de unos estiramientos buenos incluyen de los tríceps, que implican levantar el brazo y doblarlo, junto con el codo. Toca la mano en tu omóplato y usa el otro brazo para estirar el hombro. Llevar tu brazo a lo largo de tu pecho puede estirar los músculos del manguito de los rotadores. Usar tus brazos para estirar tu cabeza de lado a lado también puede ayudar a estirar la espalda y cuello.

Fortalecimiento

Además de los estiramientos para aliviar y evitar el dolor de hombro, puedes realizar ejercicios de fortalecimiento que ayuden a estabilizar el manguito de los rotadores, reduciendo el riesgo de lesiones. Ejemplos de ejercicios incluyen rotaciones del hombro, realizados con o sin pesas. Comienza al doblar tu brazo y metiéndolo hacia tu cintura con el brazo y el puño frente a la pared en frente de ti. Rota el brazo hacia afuera, sintiendo los músculos del omóplato funcionando. Rota hacia adentro y repite el ejercicio 10 veces. Otro ejercicio implica sostener tus brazos hacia los lados con tus palmas apuntando hacia arriba y tus pulgares hacia afuera. Levanta lentamente los brazos hasta la altura de los hombros, sintiendo los músculos funcionando. Baja los brazos para volver a tu posición del comienzo. Repite 10 veces.

Lesión severa

Además de las lesiones por uso excesivo, nadar puede resultar en dolor de hombro debido a un esguince del tendón o del músculo, así como una fractura vertebral. Si no puedes mover el hombro después de nadar, parecerá estar colgando de manera suelta o puedes sentir algo anormal en los músculos de tu hombro. Esto puede señalar una lesión mucho más seria. Busca atención médica inmediatamente si experimentas estos síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por ana maría guevara