Dolor en el hombro izquierdo y la base del cuello durante el ejercicio

El dolor en el cuello y el hombro izquierdo durante el ejercicio puede ser debilitante y hacer que te detengas y no puedas continuar con el entrenamiento. También puede permanecer mucho tiempo después de la rutina de ejercicio y hacer que movimientos simples como levantar o girar la cabeza sean dolorosos. Es por eso que resulta importante entender cómo remediar y evitar estos dolores durante el entrenamiento.

Causas

El dolor en los hombros y el cuello durante el ejercicio puede ser producto de la exigencia de los músculos. El uso excesivo o la tensión reiterada en los músculos, ligamentos, tendones, cartílagos y huesos puede generar un trauma y dolor. También puedes experimentar dolor si sufres un esguince o distensión en los ligamentos o músculos en la base del cuello o el hombro izquierdo con ejercicios que implican cambios repentinos de dirección o movimientos forzados. Además, te puedes caer o chocarte con un objeto durante el ejercicio y causar dolor.

Opciones de tratamiento

Trata el dolor en los hombros y el cuello con un medicamento antiinflamatorio y acetaminofeno. También puedes aplicar una compresa de frío o calor en el área lesionada para reducir el dolor y la hinchazón. En lo posible, envuelve el área con un vendaje atlético para restringir el flujo sanguíneo y aliviar los síntomas. Mantente erguido para evitar que los fluidos y la sangre se acumulen en la zona lastimada, lo que puede conducir a dolor e inflamación.

Prevención

Para prevenir las lesiones en el hombro y el cuello vinculadas al ejercicio, procura estirar la parte superior del cuerpo y el cuello todos los días, sobre todo justo antes y después de ejercitarte. Conserva siempre una buena posición y postura durante el ejercicio (si no estás seguro de estar haciendo un ejercicio bien, pídele ayuda a un médico o entrenador). Enfríate con una caminata lenta o una rutina aeróbica leve de cinco minutos luego del entrenamiento para ayudar a prevenir el dolor y las lesiones.

Advertencias

Ve a un médico si el dolor es producto de una caída, lesión o golpe físico, sobre todo si tienes dificultades para moverte. Además, consigue atención médica inmediata si el dolor en los hombros y el cuello no se cesa con remedios caseros o viene acompañado de jaqueca, fiebre, glándulas hinchadas, cosquilleo, debilidad en los brazos o manos, incontinencia, problemas para tragar o para respirar. Estos podrían ser síntomas de una condición médica seria, como una lesión de la médula espinal, un tumor, meningitis o hernia de disco.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por laura guilleron