Dolor en los glúteos por correr

El dolor de glúteos por correr afecta los músculos del glúteo, que corren a lo largo de la cola y las caderas. Estos músculos grandes se ven comprometidos al correr y pueden recibir una paliza si intentas correr más de lo que deberías, sin tener la fuerza muscular suficiente o no estirar antes de cada carrera. Puedes tratar tus síntomas en casa sin limitar la cantidad que corres.

Estiramiento


El estiramiento es muy importante.

El estiramiento antes y después de cada carrera puede ayudarte a preparar los músculos y a aliviar la tensión en las fibras musculares. El estiramiento también mejora la flexibilidad disminuyendo las lesiones durante las actividades como correr. Para hacer un estiramiento isquiotibial acostado, extiende a los glúteos, acostado boca arriba con tu tobillo izquierdo apoyado en tu rodilla derecha. Coge tu pierna derecha por detrás y tira hacia el pecho hasta que sientas una ligera tensión. Mantén esta posición durante 15 a 25 segundos y cambia de pierna.

Levantamiento de pesas

El levantamiento de pesas puede ayudarte a mejorar tu fuerza y tu ​​resistencia muscular. Serás capaz de correr más y más rápido sin cansarte tan fácilmente. Intenta hacer al menos dos o tres sesiones semanales de entrenamiento de fuerza. Realiza ocho a 12 repeticiones de cinco a 10 ejercicios de la parte inferior del cuerpo diferentes. Las sentadillas (squats), estocadas (lunges) y la prensa de piernas (leg press) son ejemplos de ejercicios que fortalecen el área de los glúteos.

Tratamiento

Si experimentas dolor al correr, dejar de hacerlo inmediatamente para evitar lastimarte más. Consulta a tu médico para determinar si tus músculos están doloridos por el uso excesivo, un esguince o una rotura. Los músculos desgarrados pueden requerir una prescripción médica, terapia física o cirugía. En casa, usa una bolsa de hielo, bolsa con agua caliente y aspirina para aliviar el dolor, la hinchazón y el enrojecimiento.

Alternativas

Alternar correr con otras formas de actividad aeróbica puede ayudarte a aliviar y a prevenir el dolor de glúteos. Tus músculos pueden simplemente necesitar un descanso del movimiento repetitivo y del alto impacto de correr. El ciclismo (cycling), la natación (swimming), los ejercicios elípticos (elliptical), caminar y el remo (rowing) son actividades aeróbicas benéficas que también tonifican los músculos inferiores del cuerpo. Si corres, comienza con pequeñas distancias y añade distancia gradualmente. Trata de correr una milla adicional cada dos o tres semanas para dar a tus músculos el tiempo para adaptarse a la nueva distancia.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley farley | Traducido por maría florencia lavorato