Dolor de estómago y Pilates

Si eres nuevo en Pilates, algunos ejercicios tienen el potencial de trabajar tus músculos abdominales tanto como para que se distiendan. El dolor abdominal durante y después de Pilates puede significar que te has sobreejercitado en una de las poses y distendido o torcido tu músculo abdominal en una de las posiciones. Los principiantes son mejor atendidos por un maestro certificado competente quien puede ayudarles a reconocer sus límites y los ayudará a lograr las posiciones más avanzadas.

Distensión muscular

El dolor abdominal representa el primer síntoma de una distensión en tu músculo abdominal. Otros síntomas incluyen la sensibilidad, una sensación de calor e inflamación en una región del músculo abdominal. En distensiones más severas el dolor será agudo y punzante y más intenso cuando tus músculos abdominales se contraen, como durante los 100 ejercicios de Pilates. Si estos síntomas aparecen el tratamiento involucra descanso y terapia de hielo y calor. Evita las clases de Pilates por completo hasta que el dolor haya cedido por completo.

Desequilibrios musculares

El dolor abdominal experimentado durante los ejercicios de Pilates puede indicar también que tienes desequilibrios musculares entre tus músculos del núcleo. En este caso diferentes músculos se fatigarán antes que otros músculos, causando dolor y también es más probable encontrar una distensión. Esto a menudo pasa en atletas que solo hacen abdominales pero no ejercicios para trabajar todos los músculos del núcleo como los oblicuos. En Pilates se trabajan todos los músculos del centro en concreto, así que es una forma soberbia para equilibrar la fuerza muscular y la resistencia. Ejercítate a tu propio ritmo y deja el ejercicio cuando sientas dolor. La práctica regular va a ayudar a los músculos de tu núcleo a lograr el balance.

Consejos

Un calentamiento adecuado es un componente crucial de cualquier programa de ejercicio, y una clase de Pilates no es la excepción. Los músculos abdominales calientes levantan tu temperatura interna, lubrica tus músculos, articulaciones y tejido conectivo y proporciona más flexibilidad. Una forma simple de asegurar que estás calentando apropiadamente para tu clase es realizar una sesión de cardio inmediatamente antes de la clase.

Calentamiento

Resiste la tentación de "seguir adelante" con el dolor si lo experimentas en el abdomen cuando realizas ejercicios de Pilates. Da a tu cuerpo el tiempo que necesita para descansar y sanar la distensión. Generalmente un músculo distendido sana en dos semanas. Ignorar el dolor puede llevarte al desgarre del músculo abdominal, lo que en algunos casos requiere cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por emma cale | Traducido por esther guerrero