Dolor de estómago después de comer productos lácteos

Experimentar dolor de estómago después de comer un producto lácteo una vez podría ser debido a que comiste demasiado o porque el producto estaba en mal estado. Sin embargo, si constantemente experimentas dolor después de comer productos lácteos, es más probable que sea por un problema digestivo subyacente. Por ejemplo, muchas personas no pueden digerir el azúcar (llamado lactosa) que se encuentra en los productos lácteos, lo que puede causar dolor de estómago. La alergia a las proteínas de la leche también pueden causar problemas similares. Algunas enfermedades del aparato digestivo, como el síndrome del intestino irritable, también pueden ser exacerbadas por productos lácteos. Si experimentas el problema regularmente, consulta a un médico para determinar la causa subyacente.

Intolerancia a la lactosa

Los productos lácteos (productos a base de leche) contienen un azúcar llamado lactosa. En el intestino delgado, la enzima (llamada lactasa) descompone el azúcar, pero no todos tienen la enzima. Esto conduce a una condición conocida como intolerancia a la lactosa. No todo el que es intolerante a la lactosa tiene problemas, pero los síntomas como dolor de estómago, hinchazón, gases y diarrea son comunes. Se estima que entre 30 y 50 millones de personas en EE.UU. son intolerantes a la lactosa, según el Ohio State University Wexner Medical Center. Los asiático-estadounidenses lo experimentan más, si bien es menos común en los de ascendencia del norte de Europa.

Alergia a la leche

Las proteínas de la leche son una causa común de reacciones alérgicas. De acuerdo con la Cleveland Clinic, la alergia a la leche se presenta con mayor frecuencia en bebés y niños, pero puede ocurrir a cualquier edad y puede ser causada por alimentos que antes eran comestibles sin incidentes. Una alergia a los productos lácteos es causada por una respuesta inapropiada del sistema inmune y tiene los síntomas comunes de reacciones alérgicas incluyendo comezón, urticaria, rinorrea y hormigueo alrededor de la boca. Los problemas digestivos también son comunes y pueden incluir calambres estomacales, náuseas, vómitos y diarrea. Los síntomas varían de persona a persona, por lo que el dolor de estómago podría ser el único que experimentes.

Enfermedades del aparato digestivo

Los problemas digestivos pueden ser exacerbados por el consumo de productos lácteos, en particular el síndrome del intestino irritable (IBS, por sus siglas en Inglés). El origen del IBS no es claro, pero se produce cuando los músculos del intestino se contraen muy lentamente o demasiado rápido. Los productos lácteos son una causa común de los síntomas de IBS, que pueden incluir dolor de estómago. Otros síntomas incluyen hinchazón, gases y diarrea o estreñimiento (o puede haber incidentes alternadas de ambos). Otros, los trastornos más graves, como la enfermedad de Crohn, también pueden ser exacerbados por los productos lácteos, lo que lleva a un dolor estomacal.

Otras consideraciones

Comer productos lácteos contaminados con bacterias, comúnmente conocida como la intoxicación alimentaria, puede causar dolor de estómago, pero por lo general es temporal y se produce como un hecho aislado. Lo mismo vale para comer demasiado de un producto lácteo en particular. Sin embargo, una grave incidencia de intoxicación por alimentos puede requerir tratamiento médico inmediato. Si eres intolerante a la lactosa, puede que tengas que evitar los productos lácteos o tomar un suplemento que contenga lactasa para prevenir el dolor de estómago. La alergia a la leche puede ser grave y, además de evitar los productos lácteos, puede que te veas obligado a recibir inyecciones de adrenalina para evitar entrar en shock tras el consumo accidental. Si tienes un trastorno digestivo, se recomienda evitar los productos lácteos si te causan dolor. Consulta a tu médico para obtener recomendaciones específicas.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por vanina frickel