Dolor de estómago después de practicar yoga

En función del nivel de intensidad de tu sesión de yoga y por una variedad de razones, pueden ocurrir dolores de estómago en diferentes zonas del abdomen. Es muy probable que lo que estuviste haciendo antes de la práctica sea la causa de las molestias, y no las posturas de yoga que realizaste. De hecho, hay ciertas posturas, como las torsiones y las flexiones hacia delante, que pueden influir positivamente en tu sistema digestivo y en el proceso de liberación de toxinas.

Causas del dolor de estómago

Bettermedicine.com explica que los dolores de estómago no siempre se originan en el estómago, aunque a menudo comienzan en el tracto digestivo. Ciertas dietas, las infecciones y la inflamación de la cavidad estomacal suelen desencadenar episodios de gases, calambres y distensión. Si tu dolor de estómago ocurre junto con otros síntomas tales como indigestión, estreñimiento, diarrea o náuseas, lo más probable es que tu sistema digestivo sea el culpable de todo.

Alimentación y ejercicio

Con frecuencia, la dieta es lo que genera los malestares estomacales. Hay varios factores relacionados con la dieta que contribuyen al dolor y las molestias, como puede ser comer algo por primera vez o consumir alimentos muy ácidos o altos en sodio. Comer muy cerca de la hora de hacer ejercicio también produce dolores de estómago o calambres. Si tomas una comida abundante, lo mejor es esperar varias horas antes de tumbarte sobre tu tapete de yoga. Incluso si sólo acabas de comer un pequeño refrigerio, resulta bastante prudente esperar una hora antes de comenzar a ejercitarte. Por otro lado, beber agua -demasiada o la suficiente- inmediatamente después de hacer yoga, también llega a desencadenar dolor y molestias. Toma pequeños sorbos una hora después de que la práctica termine, para asegurarte de que tu cuerpo haya tenido tiempo para recuperarse del esfuerzo.

Las posturas de yoga y la digestión

Yogajournal.com afirma que las posturas de torsión mejoran la digestión y estimulan el hígado y los riñones a eliminar las toxinas. Las flexiones hacia adelante también promueven la buena digestión y favorecen la evacuación. Aunque normalmente, estas posturas estimulan tu sistema de forma positiva, los beneficios pueden ser extremos para el estado actual de tu cuerpo. Utiliza la técnica de ensayo y error para ir limitando los giros y las flexiones hacia adelante en tu práctica, para ver si notas una diferencia. Si es así, enfócate en practicar versiones más sencillas de las posturas que practicabas antes y poco a poco, ve modificando tu rutina conforme pasa el tiempo.

Prevención

Sólo es posible prevenir el dolor de estómago mediante la determinación de la causa. Continua con el método de ensayo y error para averiguar lo que está causando las molestias. Evita comer demasiado antes de practicar y presta especial atención a los alimentos que estás consumiendo, ya que una mezcla demasiado diversa también puede causar malestar estomacal. Si estás experimentando otros síntomas juntos con el dolor, visita a tu médico para descartar la existencia de problemas digestivos serios.

Más galerías de fotos



Escrito por jenna morris | Traducido por pei pei