Dolor de espalda baja y ejercicios abdominales

Una de las peores cosas que puedes hacer para tu espalda es sentarte en una silla durante ocho horas al día. Sin embargo, siendo realistas, para muchas personas con trabajos de escritorio este estilo de vida sedentario es inevitable. Como resultado de los factores de estilo de vida, la mala postura y las lesiones, la mayoría de las personas que viven en Estados Unidos experimentarán dolor de espalda en algún momento de sus vidas.

La espalda baja

Los huesos de la columna vertebral crean un marco de apoyo para la espalda y te permiten mantener una postura correcta. Conectado a este marco están los músculos y ligamentos que aumentan la fuerza y ​​la estabilidad de tu cuerpo.

Dolor de espalda baja

Las causas del dolor de espalda baja son complejas. Según el Dr. Peter F. Ullrich Jr. en Spine-Health.com, el dolor de espalda puede ser el resultado de un disco intervertebral dañado, nervios irritados en la espalda baja, huesos, ligamentos o articulaciones dañados, un erector de la columna tenso o raíces nerviosas grandes irritadas que van a las piernas y los brazos. Muchas personas con dolor de espalda tendrán una causa anatómica identificable.

Ejercicios abdominales modificados

Si estás experimentando dolor de espalda, consulta a un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Un médico te puede remitir a un fisioterapeuta que puede aplicar una variedad de opciones de tratamiento tales como calor, hielo, estimulación eléctrica y técnicas de liberación muscular. A medida que el dolor disminuye con estas terapias, podrás comenzar a realizar ejercicios específicos para mejorar la fuerza de los músculos de la espalda y los abdominales.

Ejercicios abdominales para principiantes

Una vez que tengas la aprobación de un fisioterapeuta para empezar a hacer ejercicios abdominales leves, tendrás que hacer adaptaciones para ejercicios abdominales comunes para evitar dañar la espalda. Tu terapeuta probablemente te dará instrucciones para ejercicios de 10 a 30 minutos al día, una a tres veces a la semana. Ellos podrían sugerir que realices deslizamientos de talón, contracciones abdominales, sentadillas de pared (wall squats) o elevamientos de talón cuando estás volviendo a hacer ejercicio, según indica la American Academy of Orthopaedic Surgeons.

Ejercicios abdominales intermedios a avanzados

A medida que tu espalda baja gana resistencia, puedes concentrar más ejercicios en los músculos abdominales. Es difícil para la espalda cuando estás realizando cualquier ejercicio abdominal que requiera que ninguno de tus pies toque el suelo. Por lo tanto, debes adaptar los ejercicios para que uno de los dos pies siempre esté apoyado. Por ejemplo, en lugar de levantar los dos pies en los levantamientos de piernas, mantén una pierna doblada en la rodilla, con el pie en el suelo. Levanta la pierna opuesta, hasta el aire. Baja y repite el ejercicio en ambos lados.

Más galerías de fotos



Escrito por katie vann | Traducido por natalia pérez