Dolor en el elevador de la escápula

Una de las quejas más comunes de dolor muscular general es en el cuello, con especial participación del músculo elevador de la escápula. Este músculo es responsable de movimientos como el encogimiento del hombro. Sin tratamiento, el dolor de cuello puede causar insomnio y días irritables, e incluso puede estar asociado con depresión y ansiedad.

Ubicación del elevador de la escápula

Los músculos del elevador de la escápula están situados a cada lado del cuello. Se originan en las cuatro vértebras superiores de la columna cervical (cuello) y se insertan o fijan a la escápula, también conocida como omóplato. Se trata de un músculo activo que desempeña un papel en el levantamiento de los hombros, la rotación de la cintura escapular y en muchos movimientos de los brazos, por lo tanto, los movimientos limitados pueden afectar a otras áreas de la parte superior del cuerpo.

¿Qué causa el dolor de cuello?


El estrés relacionado con ciertas tareas puede causar dolor en el cuello.

Al igual que con cualquier dolor que involucra síntomas, consulta con un médico para que te realice un análisis completo y un examen físico de tu problema en particular. En algunos casos, puede requerirse de un examen radiográfico u otro para diagnosticar correctamente el dolor de cuello. La causa puede ser una lesión por la simple tensión diaria. Una distensión es un aumento en la rigidez y la tensión de un músculo por la contracción de los músculos durante un largo período de tiempo. Sin tratamiento, esto puede limitar los movimientos del cuello, los hombros y los brazos, y es a menudo causa de dolores de cabeza tensionales. Otros problemas médicos que pueden incluir son depresión, ansiedad y fatiga general. Algunos dolores de hombro se originan por sostener un teléfono entre la oreja y el hombro; hacer esto con los teléfonos celulares pequeños puede ser especialmente difícil, causando más dolor y rigidez. Otra causa que produce estos síntomas es el uso de bolsos con tiras cargados al hombro.

Tratamiento del dolor de cuello

Para una tensión muscular simple, el masaje, el hielo, el yoga, los elongamientos, la corrección de la postura y el ejercicio físico pueden ayudar. Algunas otras opciones de autocuidado para el dolor de cuello también pueden incluir medicamentos antiinflamatorios de venta libre como el ibuprofeno, la aspirina y el paracetamol. La quiropraxia es también una opción para aquellos interesados ​​en la intervención no alopática. Algunos quiroprácticos pueden sugerir un tratamiento con electricidad a una frecuencia leve o una ecografía que ha demostrado relajar los músculos.

Siéntate derecho


No te quedes atrás.

Al igual que tu madre siempre decía, siéntate con la espalda recta. La postura es clave para la salud del cuello y de la columna vertebral. Con incontables horas sentados en un escritorio o frente a una computadora, muchos estadounidenses tienen una mala postura. Para alinear correctamente el cuello y la columna, asegúrate de que tus oídos estén directamente sobre los hombros, los hombros estén tirados hacia atrás y la pelvis esté en una posición neutral. Lo puedes lograr poniéndote de pie con los pies separados al ancho de la cadera e inclinando las caderas completamente hacia adelante y luego hacia atrás, el punto entre los dos es tu postura neutral. En la oficina, tómate varios descansos pequeños para caminar y estirarte, cada 30 a 45 minutos es lo ideal.

Ejercicios útiles


Mantente en movimiento.

El ejercicio ayuda a aliviar muchos problemas de postura y de tensión. El encogimiento de hombros (shoulder shrugs) con mancuernas o bandas de resistencia es una excelente manera de fortalecer los músculos elevadores de la escápula. Ejercicio de encogimiento de hombros (shoulder shrugs): manteniendo los brazos a los costados, gira los hombros en un movimiento circular amplio de 10 a 15 veces en cada dirección. Asegúrate de elongar después de hacer ejercicio. La mejor manera de elongar el elevador de la escápula es inclinar la cabeza en un ángulo de 45 grados al mismo momento que desciendes el hombro del lado contrario. Repite lo mismo a ambos lados, y mantén la posición durante 30 segundos como mínimo.

Más galerías de fotos



Escrito por mary garrett | Traducido por priscila caminer