Dolor del pulgar de esquiador

El pulgar de esquiador, también conocido como el pulgar de guardabosque, es una lesión en el ligamento ubicado en el interior de tu dedo pulgar. Este ligamento es responsable del movimiento de la articulación y de su estabilidad. La American Association for Hand Surgery (Asociación Americana para la Cirugía de Mano) indica que es el resultado de la caída con un bastón de esquí en la mano. Resulta directamente de la fuerza ejercida sobre la articulación del pulgar.

Síntomas

Si experimentas el pulgar de esquiador, es probable que seas capaz de recordar un momento cuando te caíste con los bastones de esquí en la mano. Puedes experimentar dolor en la parte interior de tu dedo pulgar, así como inflamación y moretones, además puedes perder el rango de movimiento en dicha zona. Si tienes completamente desgarrados los ligamentos, tu pulgar puede parecer muy inestable. La gravedad de los síntomas depende en gran medida de qué tan grave es el daño.

Diagnóstico

Si crees que tienes pulgar de esquiador, debes dejar de esquiar y visitar a tu médico. Él revisará tus antecedentes clínicos y te pedirá que describas cómo se produjo la lesión. También llevará a cabo un examen clínico. Una radiografía se puede tomar para descartar una fractura de pulgar. El médico puede ordenar una tomografía computarizada o una resonancia magnética para evaluar mejor la gravedad de tu lesión.

Tratamiento

El tratamiento depende en gran medida de la gravedad de tu lesión. Si tus ligamentos no están completamente desgarrados, la lesión puede ser tratada de forma conservadora. Esto incluye un período de inmovilización de aproximadamente cuatro semanas, esto puede variar en función de las recomendaciones de tu médico. Tu mano será inmovilizada con un yeso de fibra de vidrio. Después de retirarlo, recibirás una férula o un aparato ortopédico removible para usar durante un período adicional de dos semanas. Un terapeuta físico trabajará contigo para ayudarte a reconstruir tu fuerza y ​​rango de movimiento en el pulgar. No debes volver a esquiar hasta que tu médico lo diga. Si tuviste un desgarro total, la cirugía es una opción para reparar el ligamento dañado. Después de la cirugía, pasarás cuatro semanas con un yeso y un período adicional de dos semanas con una férula removible y terapia física. Espera una recuperación total dentro de tres o cuatro meses.

Prevención

Aunque el pulgar de esquiador es una lesión traumática difícil de predecir, hay pasos que puedes seguir para reducir las probabilidades de lesionarte. Si estás aprendiendo a esquiar o si no has esquiado en un tiempo, evita el uso de los bastones. Puedes aprender a esquiar simplemente usando los esquís. Sólo esquía sobre las pistas y colinas donde te sientas cómodo y que se adaptan a tu nivel de habilidad. Si te sientes como si te vas a caer, trata de dejar de lado tus bastones de esquí.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por barbara obregon