Dolor del ligamento en la pierna después de correr

Los ligamentos son estructuras de tejidos blandos que conectan los huesos entre sí para formar uniones estables. Empujar las articulaciones más allá del rango de movimiento permitido por los ligamentos correspondientes puede causarle daño a este tejido. Si experimentas dolor en el ligamento después de correr, aplicar las medidas de atención caseras y busca atención médica si el dolor del ligamento es grave, aparece repentinamente o se prolonga durante más de tres días.

Dolor del ligamento

El dolor del ligamento después de correr puede indicar tensión; el desgarro o torcedura de los ligamentos, los cuales se pueden producir debido al uso excesivo, desalineación repetida o movimientos bruscos, como tropezar, torcer o cambiar de dirección. El dolor de ligamentos, junto con la hinchazón o una sensación de que el ligamento no responde, puede indicar lesión en los ligamentos grave. Previene las lesiones haciendo un calentamiento antes del ejercicio, aumentando gradualmente la intensidad de tus entrenamientos y trabajando con un profesional para asegurarte de que estás realizando los ejercicios correctamente.

Hiperextensión

La hiperextensión, comúnmente conocida como "doble articulación," es la desalineación que se produce cuando una articulación se extiende más allá del rango normal, como doblándose hacia atrás. Esta alineación ejerce una presión excesiva sobre los ligamentos asociados con esa articulación. La hiperextensión a largo plazo, sobre todo en actividades de alto impacto como correr, puede dar lugar a un dolor del ligamento. Ponte de pie, enfrente de un espejo de cuerpo entero, con las piernas rectas y mira tu articulación de la rodilla. Si tu rodilla parece estar doblada hacia atrás, es posible que haya hiperextensión. Habla con un fisioterapeuta acerca de cómo corregir tu alineación y evitar más molestias.

Tratamiento en el hogar

Descansa los ligamentos dolorosos mediante la inmovilización de la articulación durante tres días. Aplica hielo, cuatro veces al día durante 15 minutos, y eleva la articulación por encima del corazón. Cuando no apliques hielo, envuélvela con una venda de compresión alrededor de la articulación. Estas medidas pueden ayudar a aliviar la inflamación y prevenir la acumulación de sangre. Además de hacer ejercicio, evita la aplicación de calor a la lesión o masajear la zona afectada, ya que podrían estimular la inflamación. Evita el consumo de bebidas alcohólicas, porque puede aumentar la inflamación, así como el sangrado. Después de tres días, comienza a ejercitar suavemente la articulación.

Atención médica

Busca atención médica si el ligamento no puede soportar tu peso, o si la pierna parece deformada o si tienes fiebre, exceso de hinchazón, entumecimiento, hormigueo o decoloración azul de la piel. El tratamiento médico común para la lesión del ligamento incluye terapia física, analgésicos y cirugía. Si tienes una rotura de ligamentos, tienen lesiones en múltiples estructuras de los tejidos blandos en la misma articulación, incluyendo ligamentos, tendones o cartílagos, o tienen otro tipo de daño grave y podrías necesitar cirugía.

Más galerías de fotos



Escrito por brigid rauch | Traducido por mariana nonino