Dolor bajo la clavícula con ejercicio

El hueso de la clavícula conecta el esternón, o coraza, al hombro. El dolor o las lesiones en esta área pueden interferir con tu rutina de ejercicios afectando tu capacidad para mover los brazos y hombros. Aunque la mayoría de los casos de dolor de clavícula no son graves, consulta a tu médico si experimentas dolor severo, o cualquier signo de infección, como enrojecimiento o hinchazón.

Fractura de clavícula

Un golpe directo en la clavícula durante la sesión de entrenamiento, o la caída sobre un brazo extendido, puede causar una fractura de clavícula. Puedes fracturarte la clavícula en el medio, por el extremo distal, donde la clavícula se conecta al hombro, o el extremo de la clavícula que se conecta con el esternón, conocido como el medial. Una fractura de clavícula a menudo resulta en un dolor extremo, que puede hacer que no puedas levantar los brazos. Los hombros también podrían ceder hacia adelante y se puede experimentar dolor e inflamación en el sitio de la fractura.

Osteólisis de la clavícula distal

Esta condición, que ocurre con mayor frecuencia entre los levantadores de pesas, sucede cuando hay un ablandamiento o pérdida de hueso en la articulación acromioclavicular en el extremo de la clavícula. Ciertas enfermedades y trastornos, como la artritis reumatoide y el hiperparatiroidismo pueden causar osteólisis de la clavícula distal y lesionar la clavícula o el levantamiento de pesas repetitivo. Consulta a tu médico de inmediato si sospechas que tienes esta condición para que pueda prescribir tratamientos adecuados, por lo general medicamentos anti-inflamatorios y hielo, para reducir el dolor mientras la clavícula se "remineraliza", un proceso que puede tomar de cuatro a seis meses.

Esquinces y distensiones de hombro

La zona del hombro está formada por tres huesos grandes rodeados de músculos, tendones y ligamentos. Los esguinces y distensiones ocurren cuando se estira o desgarra estos ligamentos, músculos y tendones durante una sesión de ejercicio. Los síntomas de un esguince o distensión muscular incluyen dolor, hinchazón, moretones, espasmos musculares y alteración del movimiento de la zona afectada. Generalmente,se puede tratar esguinces leves y torceduras en casa con reposo y hielo. Visita a tu médico si no puedes mover el hombro o si experimentas entumecimiento en el hombro.

Prevención/solución

Incluye ejercicios de estiramiento o fortalecimiento regulares en tu rutina de ejercicios para ayudar a prevenir esguinces y torceduras. Protege el área de la clavícula cuando participes en deportes de contacto usando relleno apropiado. Consume una dieta rica en calcio y vitamina D para ayudar a proteger los huesos de la pérdida de ósea y fracturas. Generalmente, el médico puede recomendar ejercicios adecuados que pueden ayudar a evitar la repetición de la lesión mediante el fortalecimiento y acondicionamiento de la zona alrededor de los hombros y clavícula.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por ana laura nafarrate