Dolor de cadera por jugar golf

El golf parece un deporte de bajo perfil para los observadores casuales. No hay carreras o golpes en el, muchas personas lo juegan para relajarse, e incluso los anunciantes de televisión hablan en tonos tranquilos. En realidad, el golf pide mucho de tu cuerpo. Además de caminar largas distancias desde el primer hasta el último hoyo, el alto nivel de control muscular que se necesita para ejecutar un buen disparo es admirable. El golf crea su parte de lesiones. El dolor de cadera es uno de los síntomas que puedes experimentar.

Síntomas

Los síntomas del dolor de cadera relacionado con el golf pueden variar en forma e intensidad, dependiendo de cómo te hayas lesionado. El dolor de articulación similar a la artritis puede existir durante el juego y persistir después. Un artículo del 2003 en Chicago Sun-Times dice que algunos golfistas que se quejaron de dicho dolor articular pudieron ser diagnosticados erróneamente con artritis por que en realidad sufrían de cartílago desgarrado. El dolor en la cadera y la pelvis puede ocurrir por extender demasiado la articulación y puede aumentar durante actividades que te hagan girar. Sentir que la articulación de la cadera se traba cuando cambias de posición, especialmente al levantarte desde una posición sentado, puede también ser un tipo de dolor que sienten los golfistas.

Causas

La principal causa del dolor de cadera por el golf son las grandes cantidades de presión puestas en la articulación y en los músculos alrededor durante el movimiento. La rotación externa de las caderas durante el movimiento puede poner un esfuerzo importante sobre la articulación si se practica con frecuencia, como en un juego de 18 hoyos. La velocidad a la que te balanceas también puede estresar las caderas si tu "swing" no está bien controlado.

Cambia el juego

Probablemente seas capaz de eliminar el dolor menor de la cadera cambiando la forma en que juegas. Aprender la postura adecuada en cada swing (con tu espalda recta, pies en el piso separados a la distancia de los hombros, el equilibrio distribuido equitativamente en ambas piernas) puede hacer la diferencia en la cantidad de esfuerzo que colocas en tu espalda, caderas y cuello e incluso puede mejorar tus resultados de juego. Balancearte con suavidad y no tan fuertemente también mantiene los músculos y articulaciones de la cadera libres de presiones. Estirar los músculos antes de comenzar tu ronda puede prevenir las lesiones, sin importar cómo juegues. Un ejercicio de cadera que puedes intentar es sentarte en una silla con tus pies en el suelo y tus rodillas flexionadas a un ángulo de 90 grados. Coloca una pelota, del tamaño de una de básquetbol, fútbol o kickball, entre tus rodillas y usa los músculos de la parte superior de las piernas para presionar. Mantén la contracción por 30 segundos, o tanto como puedas.

Tratamiento médico

Las lesiones de golf pueden variar en gravedad; tensión muscular menor, tendinitis, bursitis o dolor en las articulaciones pueden aliviarse con descanso, aplicación de hielo y medicamentos de mostrador para el dolor. Estas medidas son casi idénticas al tratamiento recomendado para la artritis de la cadera, de acuerdo con "American Family Physician". Si el dolor continúa después de hacer algunas modificaciones y cuidarse, se puede necesitar tratamiento médico más específico, incluyendo terapia física, reparación quirúrgica para músculos y tendones desgarrados, o incluso un reemplazo de cadera.

Datos interesantes

De acuerdo con Sports Injury Bulletin, el dolor de cadera es una forma relativamente nueva de lesión de golf comparada con las generaciones anteriores de golfistas. Los estilos modernos de swing requieren una gran cantidad de rotación corporal en comparación con un swing más restringido, que no pone tanta tensión en las caderas.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por arcelia gutiérrez