Dolor de articulación del dedo gordo del pie por correr

Para los corredores con dolor en la articulación en el dedo gordo del pie es probable que sea hallux rigidus. Éste es un tipo de osteoartritis que puede lastimar temporalmente el régimen de entrenamiento de un corredor o en casos severos puede significar el final permanente a las carreras. Reconocer este problema anticipadamente jugará un papel importante al recibir un tratamiento rápido y un regreso gradual a las carreras.

Definición

El hallux rigidus es un tipo de artritis causada al desgastar el cartílago que reposa entre el falange proximal en la base del dedo gordo y el primer metatarsal del antepié. Cada vez que el pie está doblado se causa fricción entre estos dos huesos, disminuyendo gradualmente el rango del movimiento del dedo. Este desorden usualmente se desarrolla entre las edades de 30 y 60 años, sin embargo, a veces se conoce el porqué de algunos atletas que desarrollan la condición y otras no.

Causas

El hallux rigidus entre los corredores empieza en la biomecánica del pie. Los corredores que tienen pie plano o sobrepronación son más susceptibles. La probación se refiere al movimiento lateral del pie desde la punta donde el talón golpea el piso y el levantamiento del pie. La sobrepronación es usualmente definida como un giro hacia adentro del 15 por ciento. El entrenamiento excesivo también se considera una causa de hallux rigidus. Otras causas incluyen golpearse el dedo del pie, gota o rarezas estructurales del hueso del pie. La genética también puede jugar un papel importante en el comienzo del hallux rigidus.

Síntomas

En sus etapas tempranas, la condición a menudo se refiere al hallux limitus. Los síntomas pueden aparecer como movilidad limitada de la articulación en la base del dedo gordo. A menudo se experimenta endurecimiento de la articulación mientras te mueves, dolor de la parte superior del dedo e inflamación ligera. A medida que la lesión progresa, los síntomas se convierten más serios e incluyen dolor incluso durante el reposo, cojeo, espolones óseos y dolor en otras áreas del cuerpo como las rodillas y las caderas, ya que la persona se ajusta para compensar el dolor.

Tratamiento

El tratamiento del hallux rigidus usualmente empieza con el calzado. Ponerte zapatos que tienen una caja grande para los dedos disminuye la presión y la fricción de la base del dedo. También se recomiendan los zapatos dispositivos ortopédicos y las inyecciones de corticosteroides para el dolor y la inflamación.

Tratamiento quirúrgico

En casos severos, la cirugía puede ser necesaria para aliviar el dolor. Los tratamientos quirúrgicos varían dependiendo en el daño de la articulación. Usualmente son necesarios numerosos rayos X para proveer al médico una imagen detallada de la severidad de la artritis. Ocasionalmente, puede ser necesaria más de una cirugía. El nivel de actividad del paciente y la edad también pueden jugar un papel importante al determinar el mejor tratamiento quirúrgico para el hallux rigidus.

Más galerías de fotos



Escrito por mike biscoe | Traducido por alejandra rojas