Dolor en los arcos y tobillos después de correr

Tus pies y tobillos pueden absorber un gran impacto durante una sesión de carrera típica. Si eso se refleja en dolor en el pie y tobillo después de correr, podrías tener una lesión más grave. Saber cuándo descansar después de una sesión de carrera y cuándo la lesión es más grave y requiere tratamiento médico es importante para la recuperación.

Tendonitis del tendón tibial posterior

El tendón tibial posterior es el tendón que corre por la parte posterior de la pantorrilla. El movimiento repetitivo de correr puede poner demasiada tensión en el tendón tibial posterior, lo que le permite experimentar dolor en los arcos y los tobillos después de las sesiones de ejercicio. Si corres demasiado duro o demasiado, el tendón puede no ser capaz de soportar la carga. Si tienes pies planos, estos síntomas pueden ser más pronunciados debido a que el tendón ya no tiene una cantidad significativa de tensión. Esta condición puede ser problemática porque el tendón se puede romper si tu pie golpea el suelo incorrectamente, como por ejemplo cuando el pie se gira hacia fuera.

Fascitis plantar

La fascitis plantar es una condición que causa dolor en el arco y la parte delantera del talón. Tu fascia plantar es una banda resistente de tejido conectivo que se encuentra junto al arco de tu pie, conectado con el talón. La inflamación de la fascia plantar debido al uso excesivo es una condición causada por la fascitis plantar. En su peor momento, la fascitis plantar puede sentirse como si tu arco y el tobillo se estuvieran separando. Si tocas la parte inferior del talón y sientes dolor a lo largo del pie, puedes estar experimentando fascitis plantar. Esto es especialmente frecuente en los corredores que se ejercitan sobre superficies duras como el concreto o que corren cuesta arriba sobre las puntas de sus pies.

Esguince de tobillo

Un esguince de tobillo se produce cuando los ligamentos que rodean el tobillo se estiran demasiado o incluso sufren de ruptura. Un esguince de tobillo no necesariamente conduce a inestabilidad de inmediato. En cambio, es posible que sientas dolor en los arcos y los tobillos. Los esguinces de tobillo normalmente pueden ocurrir si tienes una tendencia a correr sobre superficies inestables, como tierra o arena. Una torcedura de tobillo o una colocación inestable de los pies pueden provocar un esguince de tobillo. Si el pie y el tobillo tienen hinchazón después del ejercicio, esto puede indicar un esguince de tobillo.

Tratamiento

Sin importar las condiciones que puedan estar relacionadas con los arcos de tu pie y tobillo, puedes tomar algunas medidas para reducir el dolor del arco y el tobillo. El descanso le da a tus músculos y ligamentos tiempo para sanar. Aplicar hielo sobre el área afectada y tomar un medicamento antiinflamatorio como el ibuprofeno pueden ayudar a reducir la inflamación. Siempre que no sospeches que tu condición se debe a una ruptura del tendón o ligamento, o a una fractura ósea, puedes estirar el pie para reducir la tensión muscular. Como la mayoría de las causas de dolor en el tobillo y el arco están relacionados con el uso excesivo, considera cambiar tu rutina de ejercicios e incorporar actividades de bajo impacto como el uso de una máquina elíptica o bicicleta estática para reducir la tensión.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por verónica sánchez fang