Dolor de angina después de comer

La angina es un tipo de dolor de pecho que se siente como una presión o apretón en el pecho. La angina se produce cuando no existe flujo sanguíneo y oxígeno suficientes que ingresan a una parte de tu corazón. La angina se puede producir con regularidad o de forma inesperada. La mayoría de las personas experimentan dolores de angina con la actividad o el estrés. No obstante, hay muchas personas que experimentan angina de forma constante después de consumir alimentos, en particular una comida más abundante.

¿Qué es la angina?


Dolor de pecho.

La angina es un dolor que se siente en tu pecho cuando tu corazón no está obteniendo el oxígeno suficiente. Esto se puede deber a un endurecimiento o bloqueo de las arterias. Por lo general ocurre cuando se realiza una actividad o se experimenta estrés emocional. El dolor ha sido descrito como una presión, pesadez, o sensación de apretón en el pecho. Por lo general se va cuando detienes la actividad o cuando el estrés se va. Si el dolor no disminuye debes buscar atención médica de inmediato.

Angina y el comer


Las proteínas son más difíciles de digerir que los carbohidratos.

La angina y el comer has sido estudiados desde 1934. Se ha demostrado que mientras se come, el ritmo cardíaco y la cantidad de sangre que el corazón tiene que proporcionar para el resto del cuerpo aumenta. Cuando el corazón tiene algún grado de enfermedad arterial, este exceso de demanda puede disminuir el flujo sanguíneo. Cuanto más alto es el contenido de energía de los alimentos, más duro tiene que trabajar el corazón. Por ejemplo, el cuerpo tiene que trabajar más cuando se comen proteínas que cuando se consumen hidratos de carbono. El incremento en la demanda cardíaca causa dolores de angina.

Angina y alimentos


Come alimentos integrales y vegetales frescos.

Dado que la angina es una señal de enfermedad cardíaca, los alimentos que escoges tienen un gran impacto. Comer alimentos ricos en grasas y colesterol causan dolor más frecuente. Consume alimentos que sean bajos en sal y ricos en nutrientes como frutas, vegetales, alimentos ricos en fibra y granos integrales. Estos alimentos tendrán una demanda cardíaca más baja y causan menos dolor.

Controlar la angina


Come alimentos frescos y saludables.

Hay dos tipos principales de angina, estable e inestable. Conocer qué tipo tienes es importante para el tratamiento. La angina estable se produce con el estrés, el comer y la actividad es predecible. La angina inestable se produce en cualquier momento, incluso en descanso, y por lo general es aleatoria. Ambos tipos pueden ser controlados si comes comidas menos abundantes y saludables, te mantienes relajado, respiras profundo y haces ejercicio. Si el cambio del estilo de vida no funciona, tu médico puede recetarte un medicamento para ayudar a controlar o reducir el dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon neumann | Traducido por maria eugenia gonzalez