Dolor abdominal después de una colonoscopía

La colonoscopía es la inspección del recto y el intestino grueso mediante la inserción de una cámara de video flexible a través del ano. Las complicaciones son raras pero podrían implicar riesgo de muerte. Si experimentas un dolor persistente después del procedimiento -particularmente el dolor que empeora en lugar de mejorar- consulta a tu médico o ve a una sala de emergencias.

Gas atrapado

El gas atrapado es la causa más común del dolor abdominal después de una colonoscopía. Para ver el recubrimiento del colon, tu doctor debe inyectar aire a través del colonoscopio para expandir el intestino. El aire es succionado luego tanto como es posible pero podrían quedar una cantidades importante de él. Cuando el colon se contrae para expeler el gas, podrías experimentar dolor que suele ser leve o moderado. Sigue las instrucciones de tu doctor en relación al dolor después de una colonoscopía.

Rasgamiento del colon

Cuando el colonoscopio se dobla y es empujado a través del intestino, es posible generar estrés en el colon y rasgarlo. Estas rasgaduras no tienen lugar en la punta del instrumento sino en algún punto entre las lentes. Por lo tanto, podrían no ser vistas por la cámara y el dolor podría no sentirse inmediatamente. A medida que el contenido del intestino se pierde por la rasgadura, el dolor va empeorando progresivamente y requerirá tratamiento médico inmediato, usualmente con cirugía.

Perforación del colon

El colon podría ser perforado accidentalmente empujando la punta del colonoscopio por la pared intestinal. También podría crearse un agujero al retirar un pólipo con instrumentos miniatura pasados a través del tubo. Las perforaciones suelen ser reconocidas y tratadas inmediatamente. Pero algunas de ellas podrían no ser aparentes para el médico durante el examen. El filtrado de contenido intestinal a través de la perforación y el dolor resultante podría ser lento o de acción retardada y no tener lugar hasta que regresas a tu casa.

Dolor después de la extracción de un pólipo

El colonoscopio le permite a tu médico no sólo encontrar la enfermedad sino también extraer pequeños crecimientos conocidos como pólipos. Algunas personas desarrollan dolor después de la extracción de un pólipo que es muy similar al dolor del rasgamiento o perforación del colon. Con esta situación, sin embargo, el filtrado del contenido intestinal no tiene lugar y podrías ser tratado exitosamente sin cirugía. Una evaluación de emergencia es necesaria para hacer el diagnóstico, y el tratamiento no quirúrgico requiere un monitoreo cercano.

Lesiones fuera del colon

El colon tiene ligaduras a otros órganos, como el hígado y el bazo. Pasar el tubo a través del intestino podría tirar de estas ligaduras y hacer que se rasguen esos otros órganos. El sangrado suele ser el resultado más común y podría resultar en un dolor que empeora acompañado de taquicardia y desvanecimientos.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. c. richard patterson | Traducido por maría marcela mennucci