¿Cómo puede los dolescentes de 14 años perder grasa estomacal?

Una adolescente con pancita puede sentirse incómoda por su apariencia. Además, el exceso de grasa estomacal puede ocasionar que la joven de 14 años desarrolle factores de riesgo que la llevarán a experimentar enfermedades en su vida adulta como diabetes del tipo 2 o afecciones cardíacas. Para perder grasa estomacal es necesario cambiar los hábitos, lo que puede ser un reto. La buena noticia es que este nuevo estilo de vida ayudará a tu adolescente a controlar su peso y salud de por vida.

El movimiento importa

Una adolescente de 14 años que lleva una vida sedentaria tiene mayor probabilidad de acumular grasa en el estómago. Un artículo publicado en mayo de 2012 para "The Physician and Sports Medicine" indica que hay abundante evidencia que confirma que los adolescentes pueden usar el ejercicio aeróbico para disminuir el volumen de su cintura y su grasa corporal y estomacal. Los Centers for Disease Control and Prevention recomiendan un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física (la mayor parte de este debe ser una actividad aeróbica). Es muy posible que iniciar con 60 minutos parezca demasiado, especialmente si no estás acostumbrada, por lo que es mejor si comienzas poco a poco, con un tiempo de 10 o 15 minutos diarios que incrementarás gradualmente durante las siguientes semanas. Correr y montar una bicicleta son actividades que una adolescente de 14 años puede realizar con facilidad cuando desea volverse más activa, pero también puede participar en deportes de equipo, hacer caminata al pasear al perro o unirse a una clase de danza. Los padres pueden alentar el ejercicio si invitan a sus adolescentes a caminar con ellos o a acompañaros a una clase de acondicionamiento físico impartida en el gimnasio o en el centro de recreación local.

Vuélvete más fuerte

Es posible que un adolescente de 14 años no esté listo para levantar barras muy pesadas pero puede participar en ejercicios que desarrollen su masa muscular y densidad ósea. Para las personas de esta edad es suficiente con realizar ejercicios simples de calistenia como lagartijas (pushups) o ejercicios en la barra (pull-ups). Un programa de entrenamiento de peso supervisado por un entrenador o instructor puede resultar apropiado para los adolescentes. Entre más delgado y fuerte sea un joven de 14 años, crecerá el número de calorías que queme diariamente, por lo que perderá peso con mayor facilidad y, de manera especial, reducirá su cantidad de grasa estomacal.

Comer sanamente

Ciertas modificaciones simples en la dieta de una adolescente de 14 años pueden ayudarla a disminuir el volumen de su grasa estomacal. Es necesario que coma más vegetales frescos y reduzca el consumo de golosinas procesadas como papas, botanas preparadas, barras de cereal y alimentos dulces. Enséñale a la jovencita a elegir carnes asadas en vez de otras versiones fritas, así como ensaladas, sopas o caldos en vez de papas o aros de cebolla. Anímala a llevar a la escuela comida saludable y a consumir un desayuno nutritivo todos los días como un sándwich preparado con pan de grano entero y relleno con carne magras, o yogures bajos en grasa, fruta fresca, avena, cereales de grano entero, queso bajo en grasa y vegetales en tiras. Alienta el consumo de granos enteros y fruta, ya que contienen fibra saludable para el corazón. Un estudio publicado en el "Journal of Endocrinology and Metabolism" en 2012 encontró que los adolescentes que comían grandes cantidades de fibra tenían menor volumen de grasa visceral o estomacal.

Barreras que detienen el cambio

Un adolescente de 14 años no conseguirá en una sola noche renunciar a todos sus alimentos favoritos o adoptar un estilo de vida de ejercicio. Tal vez los primeros pasos que dé serán simples, como renunciar a las sodas azucaradas y caminar 10 minutos después de la escuela. Pero incluso estos pequeños esfuerzos hacen la diferencia. Para convertirse en personas más activas, los adolescentes (y particularmente, las chicas) deben superar su resistencia interna al ejercicio y su percepción de lo que significa ejercitarse, de acuerdo con un reporte de 2013 publicado en el "BioMed Research International". Esto puede tomar tiempo y un buen mentor. Los padres pueden comenzar poniendo el buen ejemplo al vivir ellos mismos una vida saludable y activa, así como mediante la elaboración de alimentos nutritivos.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por karly silva