Divertidas bromas de Noche de Brujas para jugarle a preescolares

Las bromas, decoraciones espeluznantes y casas embrujadas que abundan durante la Noche de Brujas pueden ser terroríficas para tu preescolar. En lugar de arriesgarte a que tenga pesadillas por semanas, planea algunos trucos de Noche de Brujas amigables para los preescolares para que juegues con tu hijo para hacer la celebración divertida y memorable. Estos trucos funcionan bien para las fiestas o incluso en una tranquila tarde en casa.

Adivina la parte del cuerpo

Este juego probará la habilidad de tu preescolar para usar su imaginación y su sentido del tacto. Mientras tu preescolar está durmiendo o jugando en otra habitación., coloca varios objetos en tazones cubiertos que imiten partes del cuerpo. Cocina espaguetis para imitar sesos, utiliza uvas peladas para asemejar ojos y llena bolsas con cierre hermético con pudín para imitar corazones. También puede utilizar salchichas para hacer dedos y almendras para las uñas. Corta un agujero pequeño en la cubierta del tazón (puedes utilizar tela o tapas de plástico baratas para cubrir el agujero) y asegúrate de que tu hijo no puede ver que está dentro del tazón. Haz que introduzca su mano en el tazón y que adivine que parte del cuerpo contiene el tazón. Dependiendo de la edad de tu preescolar, necesitarás darle algunas pistas.

Cubos de hielo horripilantes

Haz reír a tu preescolar con este truco frío. Congela insectos de plástico u otras criaturas rastreras horripilantes en una bandeja de cubos de hielo. Cuando a tu hijo le de sed, ofrécele un vaso lleno de cubos de hielo con insectos para que se deleite. Para evitar que se asfixie, quita los cubos de hielo después que ha visto los insectos para evitar que trague los juguetes de plástico después que los cubos de hielo de derritan.

Esconde un espanto

Mientras tu hijo está en la escuela u ocupado de otra forma, pega un esqueleto, un lindo monstruo, fantasma o bruja detrás de la puerta. Cuando tu preescolar abra la puerta, encontrará el espanto escondido. Toma en cuenta el nivel de miedo y perturbación de tu hijo. Si se asusta fácilmente, no elijas un monstruo o bruja que la asuste; en lugar de eso, escoge una linda versión de caricatura o quizá un monstruo de su película animada preferida. También puedes esconder arañas de plástico en la ducha o colgar murciélagos del techo del dormitorio.

Padre vampiro

Bromea a tu preescolar haciendo que piense que vas a chupar su sangre. Cuando lo arropes en la noche o lo recojas de una actividad, coloca un par de colmillos falsos en tu boca. Cuando le vayas a dar un beso, asústalo revelando tus nuevos dientes. Las opciones que brillan en la oscuridad son geniales incluso con las luces apagadas.

Más galerías de fotos



Escrito por heather montgomery | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez