Distensión en el tendón de Aquiles por correr

Aunque correr es uno de los ejercicios más saludables, ocasionalmente puedes excederte corriendo demasiado o simplemente haciéndolo muy intenso. Una distensión en el tendón de Aquiles es una queja frecuente que los médicos escuchan tanto de corredores profesionales como principiantes. Algunas personas experimentan distensiones del tendón de Aquiles sólo periódicamente y no necesitan tratamiento médico. No obstante, si te aqueja una distensión crónica, puede que necesites atención médica para asegurarte que no está pasando algo más severo en el tendón.

Tendón de Aquiles

Los tendones son porciones finas de tejidos que conectan el músculo al hueso que controla; éste trabaja junto con ese músculo para producir el movimiento. Como el tendón más largo del cuerpo, el tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón, dándote la capacidad de caminar, saltar, estar de pie y, por supuesto, correr. También es uno de los tendones más fuertes, con la capacidad de soportar esfuerzos extremos repetitivos, incluyendo aquellos que experimentas cuando participas en carreras de larga distancia y actividades de salto.

Distensiones del tendón de Aquiles

Las distensiones del tendón de Aquiles ocurren por correr o caminar cuesta arriba, por el entrenamiento excesivo sobre superficies duras, por subir rápido una escalera, tratar de llevar mucho peso por largos períodos y usar tacones altos constantemente. Aumentar la velocidad abruptamente mientras corres o no calentar de forma adecuada los músculos antes de hacer ejercicios vigorosos también pueden distender el tendón de Aquiles. Además, este tendón comienza a debilitarse a medida que envejeces y puede que no soporte la cantidad de actividad que hacías anteriormente.

Síntomas de distensión en el tendón de Aquiles

Este tendón experimenta distensiones, desgarros y roturas, siendo estas últimas el peor tipo de lesión. Cuando tienes una rotura, puedes sentir un desgarro o "chasquido" en la pantorrilla, seguido por un dolor abrupto y severo en la zona. Puede que no sientas dolor por una simple distensión hasta el día siguiente, cuando te levantes y sientas rigidez y dolor al caminar o ponerte de pie, o ambos. Por lo general no se ven moretones con este tipo de distensión, pero puedes tener una inflamación menor en el sitio de la lesión.

Tratamiento

Las compresas de hielo son el mejor tratamiento para los corredores que sufren distensiones del tendón de Aquiles. Tomar antiinflamatorios, medicamentos de venta libre como el ibuprofeno, reduce la inflamación y el dolor. Más importante, evitar forzar el tendón y evitar actividades como correr o subir escaleras facilitan la curación. Si continúas con la actividad física excesiva, tu tendón de Aquiles puede romperse, lo que requiere la aplicación de un yeso o incluso cirugía, con un tiempo de recuperación que puede ser de varios meses. Consulta a tu médico antes de comenzar a correr nuevamente de forma gradual, lo que fortalecerá el músculo una vez que el tendón haya sanado.

Más galerías de fotos



Escrito por rick rockwell | Traducido por maria eugenia gonzalez