Dispositivos de flotación para adultos para aprender a nadar

Nadar es una actividad divertida que puede ayudar a fortalecer todo el cuerpo, pero si eres un adulto que apenas está aprendido a nadar te puedes sentir nervioso ante el pensamiento de ir bajo el agua o incluso de entrar al agua. Existen numerosos dispositivos de flotación que te pueden ayudar a flotar y estar cómodo en el agua mientras aprendes diferentes movimientos. Las boyas ayudan a que tus piernas floten, y las tablas para pataleo, que sostienen la parte de arriba de tu cuerpo son efectivas para reducir la ansiedad mientras nadas.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cosas que necesitas
  • Boyas
  • Tablas para patalear
  • Alberca

Instrucciones

    Tablas de pataleo

  1. Párate en una orilla de la alberca y apoya tu espalda en la pared. Coloca la tabla de pataleo en la parte superior del agua justo enfrente de ti. La tabla debe flotar con facilidad en el agua.

  2. Coloca tus manos en la mitad en la parte de arriba o a los lados de la tabla. Dobla tus rodillas y lleva tus pies hacia la pared para impulsarte y comenzar a nadar en tu regazo.

  3. Mantén tu cabeza elevada por arriba del agua mientras utilizas la tabla para patalear. Tu cuerpo debe de estar paralelo al piso de la alberca con la tabla levemente en frente de ti. No apoyes la parte superior de tu cuerpo en la tabla.

  4. Patalea conforme vas nadando en la alberca. Mantén tus glúteos, tronco y piernas ocupadas, dedos del pie estirados y las rodillas levemente dobladas y patea la pierna más baja, desde la rodilla de abajo.

    Boyas

  1. Métete a la alberca y posiciona la boya entre tus muslos. Para levantar tus muslos coloca la boya, esta ayudará a que tus piernas floten.

  2. Aprieta tus muslos juntos para detener la boya en su lugar mientras vas nadando. Este movimiento también te ayuda a fortalecer tus muslos internos que pueden ayudarte en el balance tanto dentro como fuera del agua.

  3. Párate con tu espalda contra la pared. Doble tus rodillas, eleva tus pies y empújate con la pared para empezar a nadar en tu regazo.

  4. Mantén tus dedos de los pies estirados mientras nadas lo que te ayudara a reducir el arrastre en el agua y diminuir la resistencia.

  5. Menea tus piernas mientras nadas para ayudar el movimiento en el agua y evitar patalear mientra usas la boya. Enfócate principalmente en los movimientos de la parte superior de tu cuerpo y tu respiración.

Más galerías de fotos



Escrito por beth rifkin | Traducido por héctor muñoz