¿Cómo disminuir la conducta irritable en los niños?

El comportamiento de ira en los niños puede aparecer como agresión física (como golpear, escupir, morder, tirar objetos) o puede expresarse verbalmente a través de gritos o maldiciendo, e incluso pateando. Si tu hijo está actuando de esta manera debido a la ira, es útil tener en cuenta que la ira en sí misma es un sentimiento normal y saludable. Sin embargo, los comportamientos a los que puede conducir pueden ser perjudiciales e inapropiados. Enseñar a tu hijo estrategias para ir disminuyendo la ira puede ayudarle a aprender a lidiar con sus sentimientos y calmarse de una manera pro-activa.

Promueve la autoestima

La autoestima positiva y sana ayuda a controlar la ira, de acuerdo con "Tips for Coping With Your Angry Behavior" ("Consejos para hacer frente a tu comportamiento agresivo"), un artículo de PsychCentral de 2007 escrito por el psicólogo Michael Ashworth. Enfócate en los atributos positivos de tu hijo y haz que participe en actividades que sepa hacer bien. Si se siente en control y bien consigo mismo, estará menos propenso a enojarse. Cuando se enoje se sentirá más competente para enfrentar lo que le produce enojo de una manera apropiada, ya que la ira a menudo se alimenta de sentimientos de inseguridad, miedo y falta de control.

Técnicas de relajación

Healthychildren.org sugiere enseñar a tu hijo a calmarse en respuesta a los sentimientos de enojo. Las actividades que pueden ayudar a disminuir los sentimientos de estrés incluyen respiración profunda, escuchar música relajante, contar hasta 10, hacer ejercicio, soplar burbujas y apretar barro. Hagan una lista de actividades que tu hijo piense que pueden calmarlo cuando se sienta enojado. Puedes hacer una caja con objetos de la casa que pueda necesitar para calmarse.

Detenerse y pensar

Dile a tu hijo acerca de los cambios corporales que pueden ocurrir en respuesta al estrés y la ira, como dificultad en la respiración, tener la cara enrojecida, y los puños apretados o músculos tensos. Enséñale que cuando sienta esos cambios en su cuerpo y como resultado de ello quiera patear, tirar algo, o hacer lo que suele hacer en respuesta a la ira, sus impulsos no son diferentes a los de muchas otras personas. Dile que piense en el problema o situación que lo hizo enojar y luego haga un plan para resolverlo o enfrentarse a él.

Hablar sobre ello

KidsHealth anima a los niños a hablar con un amigo de confianza para ayudarles a desahogar su ira. Los niños también pueden buscar un padre, hermano, maestro o consejero que les ayude a procesar sus sentimientos de ira. Hazle saber a tu hijo acerca de los recursos con los que puede contar, en especial los que estén disponibles en el lugar donde sea probable que necesite ayuda para enfrentar el enojo. Por ejemplo, si tu hijo se enoja en la escuela debido a los conflictos entre compañeros, aliéntalo a hablar con su maestro o consejero de orientación. Si está teniendo problemas con un hermano mayor, tal vez su padre le puede dar consejos y apoyo útil en el tratamiento de conflictos entre hermanos. Si tu hijo no quiere compartir sus pensamientos acerca de su enojo con los demás, dale un diario en el que haga anotaciones para que pueda procesar sus emociones.

Más galerías de fotos



Escrito por maggie lynn | Traducido por tere colín