Cómo disminuir el azúcar refinado y el trigo refinado

Cuando comes alimentos hechos con azúcar refinada y trigo tus niveles de azúcar en la sangre aumentan bruscamente y luego caen rápidamente, dando lugar a la sensación de hambre que puede conducir a comer en exceso. Con el tiempo, estas subidas erráticas de azúcar en la sangre y la insulina pueden conducir a problemas más graves, como un mayor riesgo de aumento de peso poco saludable, la diabetes y las enfermedades del corazón. Al hacer algunos cambios de estilo de vida saludables, y comprometerte a seguirlos, puedes eliminar los alimentos refinados de tu dieta y ayudar a asegurarte tu buen estado de salud actual.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Purga tu despensa y limpia el refrigerador. Desecha el azúcar granulada y todos los alimentos que contienen azúcar refinada y harina de trigo. Deshazte de los alimentos procesados ​​como galletas, galletas saladas, cereales azucarados, pan blanco, pasteles envasados ​​y bebidas azucaradas.

  2. Cambia a alimentos de grano entero. Aunque el proceso de refinación crea la harina de trigo que hace panes y pasteles livianos y aireados, roba el grano de nutrientes valiosos. El proceso de molienda quita más de la mitad de las vitaminas del grupo B y el 90 por ciento de la vitamina E. Casi toda la fibra, que ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre estables durante la digestión, también se elimina durante el proceso de molienda.

  3. Busca la palabra "integral" en la compra de alimentos de grano entero. Lee la lista de ingredientes en las etiquetas de los alimentos al hacer compras. Los productos integrales listan el grano como el primer elemento y utilizan la palabra "integral" antes del grano. El primer ingrediente, por ejemplo, aparece como harina de trigo integral.

  4. Busca los azúcares ocultos al hacer compras. El panel de "Información Nutricional" en los alimentos envasados ​​incluye no sólo azúcar de origen natural, que no se añade azúcar, sino que también enumera otros azúcares añadidos. Ya que la búsqueda de los ocultos puede ser complicado, busca en la lista de ingredientes y en la etiqueta de los alimentos artículos tales como el jarabe de maíz, miel, jarabe de maíz alto en fructosa, zumos concentrados de frutas, fructosa, jarabe de arce, la sacarosa, el azúcar morena, dextrosa o maltosa.

  5. Come más fruta fresca en lugar de golosinas procesadas ​​y refinadas como los dulces, galletas y donas. Los alimentos refinados y procesados, están prácticamente sin ningún beneficio para la salud. Las frutas frescas, sin embargo, satisfacen tu deseo de algo dulce al tiempo que proporciona a tu cuerpo con fibra y nutrientes vitales como las vitaminas A y C, y minerales como el hierro y el potasio.

  6. Reemplaza los refrescos azucarados y los jugos de frutas por agua. De acuerdo con la Harvard School of Public Health, el aumento del consumo de bebidas azucaradas ha sido un importante contribuyente a la epidemia de obesidad en los Estados Unidos. Una lata de refresco de 20 onzas (570 cm3) contiene típicamente de 15 a 18 cucharaditas de azúcar y hasta 240 calorías. El agua, sin embargo, no contiene azúcar ni calorías y es esencial para la buena salud y la supervivencia.

Más galerías de fotos



Escrito por karen curinga | Traducido por carlos alberto feruglio