Cómo no discutir con tu cónyuge enfrente del bebé

A pesar de que no se pueden comunicar con palabras, los bebés aprenden las normas sociales y la forma de interactuar viéndote. La comunicación saludable es la mejor manera de prevenir las discusiones, pero deja los temas más sensibles para los momentos en que tú y tu cónyuge estén solos. El artículo de KidsHealth.org "Cómo ser padres puede afectar su relación", afirma que si peleas enfrente de tu bebé, asegúrate de que vas a resolver el conflicto de una manera sana.

No participes

Las discusiones requieren la participación de dos personas. Si tu cónyuge trae a colación un tema candente en frente del bebé, dile que deseas hablar de ello más tarde. Para evitar que tu cónyuge sienta que lo estás ignorando, dale a entender que el asunto es importante para él y que la esperar hasta más tarde te ayudará a concentrarse mejor en lo que él te diga.

Espera el momento adecuado

Si algo te molesta, el mejor momento para sacar el tema con tu cónyuge no es necesariamente durante la alimentación del bebé o la hora del baño. En su lugar, espera hasta que el bebé vaya a dormir la siesta o duerma por la noche. Para asegurarte de que tu cónyuge esté disponible, dile que deseas conversar más tarde. Dependiendo del tema de discusión, decirle a tu pareja que deseas hablar cuando los dos estén solos también ayudará a impedir que la discusión sea un ataque sorpresa.

Crea el momento correcto

Horarios conflictivos, rutinas ocupadas o con otros niños en el hogar, puede hacer que sea difícil para los padres encontrar un tiempo a solas para tener discusiones significativas y resolver problemas. Cuando este sea el caso, puede que tengas que contratar a una niñera o pedirle a un amigo que vigile al bebé durante una hora más o menos. A continuación, ve a algún lugar donde puedas hablar libremente con tu cónyuge acerca de los problemas que están causando conflictos o malentendidos.

Busca ayuda

Si tú y tu cónyuge parecen tener la misma discusión en curso, puede haber ruptura en la comunicación que lleva a peleas repetidas. Para ayudar a poner fin a las discusiones repetidas, busca la ayuda de un consejero matrimonial. Este profesional puede ayudarte a ti y a tu cónyuge a comunicarse mejor, traer malos entendidos a la luz y encontrar la manera de resolver los conflictos de una manera que no implique discutir delante de tu bebé.

Más galerías de fotos



Escrito por flora richards-gustafson | Traducido por daniela laura arjones