Cómo hacer que el disco de freno de una bicicleta de montaña deje de hacer ruido

Los discos de freno funcionan de modo diferente a los sistemas tradicionales que encontrarás en las bicicletas de muchas velocidades. Tienen un rotor, o un disco de metal, que gira con la rueda. Las almohadillas del freno presionan contra ese rotor, a diferencia de hacerlo contra el borde de la rueda. Un sistema de frenado de disco en una bicicleta de montaña sería igual a uno en cualquier estilo de bicicleta. Sin embargo, suelen encontrarse en bicicletas de montaña. Cuando un disco de freno hace ruido, esto suele indicar que el disco está sucio, según la revista "Bicycling".

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Alcohol de frotar
  • Toalla limpia

Instrucciones

  1. Vierte un poco de alcohol de frotar sobre una toalla limpia.

  2. Da vuelta la bicicleta para que descanse sobre el manubrio y el asiento. Esto te dará acceso al rotor. Busca el disco metálico posicionado en el medio de una rueda, probablemente la trasera.

  3. Dobla una toalla sobre el toro en el centro del punto con alcohol. La meta es tener una mitad del área mojada descansando sobre el interior del rotor y la otra mitad por afuera.

  4. Gira la rueda con tu mano libre. A medida que la rueda rote, también lo hará el rotor. Mantén la toalla en su lugar por aproximadamente 30 segundos.

  5. Moja la toalla nuevamente con el alcohol en el área limpia. El primer lugar tendrá grasa y basura acumulada. Repite el proceso varias veces, volviendo a mojar la toalla cada vez.

Consejos y advertencias

  • Los frenos nuevos son proclives a hacer ruido. A medida que las almohadillas se gasten un poco, el ruido debería cesar.
  • Los discos de freno que hacen ruido deberían funcionar bien de todas formas. Si el tuyo no lo hace, el problema puede requerir más que una simple limpieza. Lleva tu bicicleta a un técnico por consejo. Deja que la bicicleta descanse un poco antes de limpiar el rotor. Puede que esté caliente luego de hacerla andar.

Más galerías de fotos



Escrito por darla ferrara | Traducido por lautaro rubertone