Cómo disciplinar a un preadolescente insolente

Cuando tu hijo ingresa a la preadolescencia, quizás sientas que tienes un nuevo niño en la casa. Además de las velas de dos dígitos en el pastel de cumpleaños a menudo viene la dupla de la actitud y la insolencia. Si tu preadolescente está discutiendo contigo y está utilizando lenguaje irrespetuoso, corta el problema de raíz estableciendo el precedente del respeto en tu casa. De esa forma, no importa cuántas velas tenga el pastel, tu casi adolescente entenderá que se espera de él.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Toma un respiro para enfriarte cuando tu adolescente se comporte de forma insolente contigo. Es fácil perder el temperamento y decirle palabras hirientes pero tú eres el adulto y el padre en la situación. Hazle saber que estás mal, pero que te vas a calmar por cinco minutos antes de continuar con la conversación. Esto te da tiempo para calmarte y darle forma a tus pensamientos para que puedas tener una discusión más productiva.

  2. Entiende por qué tu preadolescente ha tomado esta nueva actitud insolente, tal como sugiere Scholastic. A medida que crece, comienza a probar su relación contigo como padre, deseando una nueva independencia. Al mismo tiempo, sus relaciones sociales se han vuelto muy importantes para él, afectándole incluso cuando no está rodeado de amigos. Se vuelve irrespetuoso como forma de evaluarse a sí mismo contigo, especialmente cuando tus reglas inhiben su vida social o su independencia. Entender el por qué detrás su nueva actitud te puede ayudar a enfocar el problema real a mano.

  3. Dale a tu hijo adolescente la oportunidad de tomar la responsabilidad por su actitud irrespetuosa, sugiere Family Education. Hazle saber cómo te hizo sentir como padre. "Me discutiste cuando estaba tratando de tener una conversación y eso me hizo sentir que no me has respetado". Esto lo alienta a que te pida disculpas y puede iniciar una nueva conversación para resolver el problema.

  4. Castiga a tu hijo por ser insolente y sé coherente con ese castigo. Aunque depende de ti decidir cómo reaccionar a la discusión, la coherencia es la clave. Si le permites ser insolente hacia ti una vez pero lo castigas la próxima, estarás enviándole un mensaje confuso sobre qué se tolera y qué no. En lugar de ello, siempre que lo castigues por una discusión, asegúrate de utilizarlo cada vez para enseñarle a tu hijo adolescente que esa actitud es simplemente inaceptable en tu casa.

  5. Rechaza tener una conversación con tu adolescente hasta que pueda hablarte de forma respetuosa. Si quiere hablar sobre algo como conseguir una computadora o salir con amigos, pronto aprenderá que eres fácil para dialogar cuando es respetuoso. Si comienza a perder su temperamento o tiene una mala actitud hacia la conversación, simplemente dile que no quieres hablar de eso hasta que pueda hacerlo de forma respetuosa.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por aldana avale