Cómo disciplinar a los niños con problemas de comportamiento

Los niños con problemas de conducta no son necesariamente niños problemáticos. Tu niño puede aprender simplemente a afirmar su propia independencia, probar sus límites y crecer en su propia persona. A veces esto incluye romper las reglas. Si tu hijo tiene un problema de comportamiento, no deberías sentirte desanimado porque puedes ayudar a cambiar su comportamiento mediante la aplicación de las consecuencias de su comportamiento.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Sigue con tus castigos, aconseja Kids Health. Cuando tu hijo se comporte de manera inapropiada, es importante que cumplas las consecuencias cada vez, no sólo cuando su comportamiento sea particularmente malo o público. Por ejemplo, si está corriendo por la casa y va contra las reglas, tienes que disciplinarlo, incluso si nadie está ahí para verlo, estás ocupado y no está estropeando nada. La consistencia ayuda a enseñar a tu hijo que los límites permanecen y son firmes. También es útil señalar el comportamiento positivo cuando lo veas.

  2. Deja de amenazar a tu hijo con castigos poco realistas, según Kids Health. Por ejemplo, si tu hija toma tu maquillaje y arruina tus cosméticos caros, otra vez, no amenaces diciéndoles que jamás volverá a otra fiesta de pijamas. No puedes castigarla por su mal comportamiento durante el resto de su vida, porque lo único que aprende de este tipo de amenaza es que papá y mamá no quieren decir lo que dicen sobre el comportamiento. Puedes decirle que no irá a la próxima fiesta de pijamas a la que le inviten sus amigos, pero no a cada una. Las consecuencias deben ajustarse al crimen.

  3. Utiliza consecuencias naturales siempre que sea posible, informa la American Academy of Pediatrics. Las consecuencias naturales son las que ocurren naturalmente, como que tu hijo reciba una calificación de reprobado en un examen después de decidir que no necesitaba estudiar. Con una buena manera de disciplinar a tus hijos cuando se portan mal porque se trata de aprender algo de la manera difícil, que es a menudo un suficiente castigo para los niños. Sin embargo, algunas consecuencias naturales son peligrosas, como dejar que tu niño sea atropellado por un automóvil si continúa jugando en la calle después de decirle que no lo haga. Las situaciones en las que las consecuencias naturales son peligrosas para tu niño requieren aplicar consecuencias lógicas, como prohibir a tu hijo que juegue afuera el resto del día, ya que parece que no logra jugar allí con seguridad.

  4. Deja a tu niño un tiempo fuera. Según la American Academy of Pediatrics, esto no es un castigo justo para los niños pequeños. Aunque es el mejor método de castigo para los niños entre los dos y cinco años, puedes sacar a tus hijos mayores afuera también. Para asegurarte de que ese tiempo sea una forma eficaz de disciplina, elije un lugar aburrido sin distracciones y pídele que se siente tantos minutos como su edad. Por ejemplo, si tiene nueve años, se sentará en el tiempo de espera durante nueve minutos. Si tiene seis, estará durante seis minutos. Este momento a solas puede darle tiempo al niño para que se calme y esté listo para discutir el problema, con un estado de ánimo más tranquilo.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por maria gloria garcia menendez