Disciplinar a un niño que no hace la tarea

La tarea puede ser una gran parte de la vida escolar de los niños. No sólo les da la oportunidad de mejorar y practicar sus habilidades, también fomenta en ellos la organización y la responsabilidad, dice la Dra. Heidi Liss Radunovich de la University of Florida Extensión. Por el tiempo invertido para hacer la tarea en horas no escolares, puedes aprender más de lo que esperas sobre plantear reglas para los deberes, y aplicar disciplina efectiva y consecuencias si la tarea no es hecha.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Explícale a tu hijo tus expectativas sobre la tarea. Sin importar la edad de tu hijo, tus expectaciones pueden incluir que tu hijo haga la tarea en un tiempo oportuno y que trabaje con diligencia para hacer un trabajo de calidad.

  2. Finaliza el tiempo destinado para la tarea cuando sea la hora de dormir, si tu hijo se rehúsa a cumplir con la tarea, aconseja el sitio KidsHealth. Aunque te sientas tentada a dar más tiempo a tu hijo dejándole quedarse despierto hasta tarde, las consecuencias naturales pueden ser una herramienta escolar efectiva en esta situación.

  3. Dile a tu hijo debe ir a la escuela por la mañana con su tarea incompleta. Explícale que no la ayudarás con ningún pretexto ni tampoco le explicarás al profesor por qué su tarea no está terminada.

  4. Dale premios y recompensas, si tu hijo coopera a la hora de hacer tarea y la termina. Estos incentivos positivos pueden ayudar a que tu hijo se sienta motivado para completarla; las posibles recompensas pueden ser tiempo extra para leer en voz alta con uno de sus padres, jugar o 15 minutos más para un videojuego.

  5. Define un tiempo específico para que tu hijo termine la tarea, sugiere Millie Ferrer-Chancy, Ingrid Rivera y Anne M. Fugate de la University of Florida Extension.

  6. Limita las distracciones, proporciónale objetos escolares como lápices y papel, y ponte a su disposición para ayudarlo y apoyarlo si es necesario. Mientras tu hijo trabaja en su tarea, trata de sentarte con él y lee o escribe para darle un buen ejemplo, como sugiere el U.S. Department of Education.

  7. Resiste a la tentación de terminar la tarea por tu hijo. Involucrarte y hacer el trabajo por él puede enviarle el mensaje de que no lo crees capaz, como dice Radunovich.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por diana i. almeida