Cómo disciplinar a un niño por mentir

Los niños pueden empezar a mentir a una edad tan temprana como los 3 años y pueden hacer que sus padres se pregunten qué han hecho mal al criarlos. La verdad es que todos los niños mienten en un momento u otro, igual que los adultos. Los niños pueden mentir para proteger los sentimientos de alguien o para salir de algún problema. La disciplina debe centrarse no sólo en el castigo por mentir, sino también en llegar a la raíz de la mentira para evitar que suceda de nuevo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Comprende las razones por las que tu hijo está mintiendo. El Dr. William Sears dice que hay distintas razones comunes por las que un niño puede mentir, incluyendo el miedo a meterse en problemas y al rechazo, la baja autoestima, la necesidad de atención, o para fingir y dejarse llevar por la fantasía. Una vez que entiendas por qué tu hijo está mintiendo, puedes atender esa necesidad y reducir la mentira. Por ejemplo, si tu hijo está mintiendo para llamar la atención, concéntrate en felicitarlo más por su buen comportamiento y pasa más tiempo con él.

  2. Escribe un contrato junto con tu hijo. El grupo Focus on the Family sugiere redactar un contrato en el que tu hijo se comprometa a ser honesto y que incluya consecuencias predeterminadas por mentir. Hazle saber tus expectativas de honestidad, y haz que firme el contrato. Si se encuentra en una situación en la que sospeches que puede estar mintiendo, o en las que pueda verse tentado a mentir (como para llegar tarde a casa o para tratar de librarse de sus deberes) recuérdale el contrato para animarlo a decir la verdad.

  3. Crea consecuencias y sé coherente al aplicarlas. El Dr. Phil McGraw dice que cuando los niños saben qué consecuencias van a enfrentar como resultado de sus mentiras, podrán hacer la elección cada vez entre mentir o aceptar el castigo. Las consecuencias deben ser apropiadas para su edad y específicas, tales como perder sus privilegios de teléfono, limitar su tiempo social o retirarles el televisor de su habitación.

  4. Prepara a tu hijo para el éxito. No le hagas a tu hijo preguntas de las que conoces la respuesta y en las que podría verse tentado a mentir, como "¿Tú derramaste la leche?" cuando viste que lo hizo, o "¿Limpiaste tu habitación?" cuando sabes que no lo hizo. PositiveDiscipline.com recomienda decir mejor cosas como "Me doy cuenta de que no limpiaste tu habitación. Vamos a solucionarlo juntos".

  5. Concéntrate en construir cercanía y confianza. Cuando tienes una fuerte relación con tu hijo, en la que se siente amado incondicionalmente y sabe que estás allí para ayudarlo a solucionar sus problemas juntos, será menos propenso a mentir.

Más galerías de fotos



Escrito por maria magher | Traducido por josé antonio palafox