Disciplinar a un niño como una madre trabajadora

Cada madre trabajadora de un niño pequeño tiene dos trabajos. Después de trabajar durante todo el día, llega a su casa e inmediatamente se ocupa de la tarea de criar a su niño pequeño. Esto puede ser difícil. Cuando la madre está cansada, es difícil disciplinar efectivamente a un niño pequeño. Las cosas pueden derivar en una rabieta que deje a ambos (madre e hijo) exhaustos e infelices. La buena noticia es que las cosas pueden ser diferentes.

Sé coherente

A los niños pequeños les agrada la rutina. No sólo los ayuda a sentir confianza en la rutina sino que también les permite entender las acciones y consecuencias. El Dr. D'Arcy Lyness recuerda a los padres que los niños pequeños a quienes no se les aplica consecuencias coherentes tardan mucho tiempo en aprender las reglas. Por ejemplo, si el chico queda un "tiempo afuera" por golpear la pared un día y no al otro día, puede continuar con esa actitud para averiguar qué hará la mamá.

Distracción

A veces la mejor forma de evitar el drama de un niño pequeño es distraerlo un poco. El Dr. William Sears alienta a los padres a buscar palabras que distraigan a los niños. A veces puede ser algo tan simple como usar el nombre del niño. A medida que el niño madura, los padres a menudo pueden frenar una reacción emocional alentándolos a una respuesta cognitiva. Por ejemplo, si un niño pequeño habitualmente llora cuando se va de la guardería, distráelo con una pregunta como "¿Tú hiciste ese dibujo? Wow, realmente es hermoso. ¿Me puedes contar cómo lo hiciste?". En ese momento el niño relatará de forma orgullosa cada detalle del dibujo, estará cómodamente instalado en su asiento y listo para ir a su casa.

Dar opciones limitadas

Los niños pequeños están ocupados desarrollando un sentido de independencia. Esto es un hito importante pero igualmente necesitan límites. La mayoría de las madres que trabajan ven esto cuando su hijo está ocupado quitando todos sus pijamas del armario tratando de decidir cuál ponerse. Las madres pueden frenar esta actitud dándole al niño una opción limitada. Simplemente deja que el niño elija entre dos alternativas. Si pide un elemento diferente, recuérdale que puede hacer esa elección al día siguiente. Esta estrategia funciona bien para la comida, los juguetes o incluso las excursiones.

Comunicación

Es vital que la madre y quien cuida al niño se comuniquen de forma regular. No importa cuándo está en casa esa persona o en qué guardería. La mamá tiene que saber cómo fue el día del niño para tener un registro del desarrollo a largo plazo y los objetivos de comportamiento. Existen muchas formas de lograr esto. Un simple anotador que quede en una ubicación central para las personas que cuidan al niño en el hogar o para quien viaja con el niño a la guardería es una excelente forma de tener una devolución diaria. Haz columnas o una simple lista para que a esta persona le resulte fácil registrar la duración de una siesta, qué comió el niño y cualquier problema de conducta que haya aparecido.

Cuidado de la mamá

Es cansador cuidar de un trabajo y de un niño. Es fácil para la madre cansada dejar a un lado las reglas, por lo tanto, esta tiene que estar lo más saludable posible en todas sus formas. Esto significa que debe comenzar el día con un desayuno nutritivo y debe tener a mano snacks saludables. Come una cena relajada y saludable con el niño. Corre con él en el patio o parque para mantenerse unidos. La conducta de la madre no sólo debe ocuparse de su cuerpo sino que también es un buen ejemplo para el niño.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por aldana avale