Cómo disciplinar a un gritón

Los niños aprenden mucho por ejemplo y por experiencia. Si le gritas a tu hijo regularmente, no debe de sorprenderte si tu hijo grita de la misma manera. Además, si tu hijo grita como una manera de obtener lo que quiere y tú se lo das, continuará haciéndolo. Es un patrón difícil de romper, pero con la disciplina adecuada y un poco de paciencia puedes reformar a un gritón.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Intenta hacer que tu hijo no grite empleando un gesto y comunicación verbal, sugiere el sitio AskDrSears. Para enseñarle a tu hijo que quieres que deje de gritar, coloca tu dedo frente a tu boca para indicar que quieres que guarde silencio. Después en un tono tranquilo explícale que necesita usar su voz educada e interior cuando quiera algo o si se enoja por algo. Es importante usar estas formas de comunicación tan pronto tu hijo empiece a gritar. Necesitas hacer esto consistentemente y hacerle entender con gestos y palabras que debe dejar de gritar. Si deja de gritar cuando emplees este método, no tendrás que disciplinarle.

  2. Crea consecuencias lógicas para disciplinar a tu hijo, sugiere la American Academy of Pediatrics. Por ejemplo, si tu hijo grita porque no quiere ordenar los juguetes en su cuarto, coméntale que a menos que deje de gritar y haga lo que tú le pidas, recogerás todos sus juguetes y no se los regresarás por el resto del día.

  3. Pon a tu hijo en tiempo fuera para disciplinarlo, comenta el sitio de KidsHealth. El tiempo fuera es un método efectivo de disciplina ya que estás alejando a tu hijo de la situación que le molesta y le das tiempo de pensar sobre sus acciones y cómo puede manejar mejor su enojo en el futuro. Antes de colocarlo en tiempo fuera por gritar, primero debes advertirle lo que harás si no deja de gritar. Continúa con la acción si el no deja de gritar. La regla general del tiempo fuera es que el niño debe permanecer este tiempo de aproximadamente un minuto por cada año de su vida. Esto significa que si el niño tiene 5 años de edad, permanecerá fuera durante 5 minutos.

  4. Prohíbele los privilegios a tu hijo como una medida de disciplinarlo, recomienda la American Academy of Pediatrics. Por ejemplo, si tu hijo está gritando porque quiere salir, pero ya casi es hora de cenar y no quieres que se ensucie, coméntale que le retirarás el privilegio de salir a jugar por el resto de la tarde si no deja de gritar. Si continúa gritando, procede y niégale el privilegio de salir después de cenar.

  5. Premia el buen comportamiento de tu hijo con apreciación, advierte el sitio de KidsHealth, ya que la disciplina también trata sobre el reconocimiento del buen comportamiento. Por ejemplo, si comentas a tu hijo de que no puede tomar helado antes de cenar y acepta el hecho sin enojarse, le puedes decir "me siento muy orgullosa porque no te enojaste sobre tener qué esperar para tomar tu postre. Aprecio cuando actúas como un niño grande". El reconocimiento positivo refuerza el buen comportamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por elizabeth garay ruiz