Cómo disciplinar a un bebé que muerde

Es inevitable que tu pequeño precioso vaya a morderte o alguien más en la familia, en algún momento. Cuando esto sucede, tendrás que disciplinar a tu bebé para que sepa que no debe hacerlo de nuevo. El tipo de disciplina que utilices debe estar basada en la edad y el nivel de comprensión del niño.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Un anillo de dentición
  • Un juguete masticable
  • Una galleta de dentición
  • Una silla de tiempo de castigo

Instrucciones

  1. Comprueba si a tu bebé le está saliendo algún diente. A veces, un bebé simplemente muerde porque sus encías duelen a causa de que un diente está saliendo. Si esa es la causa, dale a tu bebé un anillo de dentición en lugar de tu cuerpo. Este tipo de comportamiento suele darse antes de la edad de 1 año.

  2. Obtén la atención de tu bebé si está entre las edades de 1 y 2 años. Detén todas las actividades cuando el bebé muerde a una persona y con calma hazle saber que no está permitido. Haz esto diciendo: "No, no" o "No muerdas". A esta edad el niño no va a entender plenamente que morder duele. Tu objetivo es conseguir que reconozca que eso es lo que pasa. Ningún otro castigo es necesario.

  3. Dale a tu bebé algunos objetos que está permitido masticar, como un juguete o una galleta para la dentición. Al repetir los pasos 2 y 3 consistentemente, tu bebé comenzará a entender que morder a la gente no está permitido.

  4. Establece una silla de tiempo de castigo. Coloca a los bebés de entre 2 y 3 años en la silla de tiempo de castigo cuando recurran a morder a otra persona. A menudo, uno o dos minutos en la silla es todo lo que se necesita para que tu hijo sepa que no vas a tolerar que muerda.

  5. Habla con los bebés más grandes después de darles un tiempo de espera. Con voz calma, explica cómo morder duele. No levantes la voz. Discute formas en que tu bebé puede ser agradable y mostrar amor a la familia y amigos en lugar de ese comportamiento. Siempre termina la charla con un abrazo.

Más galerías de fotos



Escrito por alicia bodine | Traducido por daniela laura arjones