Cómo disciplinar adolescentes que llegan tarde a clase

Algunos adolescentes no se preocupan por llegar tarde a clase, pero los profesores están justificadamente molestos cuando los estudiantes deambulan hacia la clase después de que haya sonado la campana. Las escuelas no toleran instancias repetidas de llegar tarde a clase y tampoco lo harán los futuros empleadores. Los padres necesitan dirigirse a tal comportamiento problemático ahora, antes de que llegar tarde se vuelva un hábito.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Averigua por qué tu adolescente llega tarde a clase. Tal vez te estés perdiendo un detalle importante, como que tu adolescente tiene permiso para llegar tarde por alguna otra responsabilidad que tenga. Antes de hacer asunciones, muéstrale que te importa, involúcrate, y habla con tu adolescente por esa razón.

  2. Explícale por qué el llegar tarde a clase es un problema. Por ejemplo: se toma asistencia al principio de la clase; puede que se pierdan una prueba sorpresa; es grosero e irrespetuoso hacia el profesor; pueden perderse información importante; y están violando la política de la escuela. Explícale por qué llegar a tiempo es importante, dale ejemplos de los beneficios de la puntualidad y como llegar a tiempo se valúa en la sociedad.

  3. Discute lo que significa el llegar tarde y que significa llegar a tiempo. Tal vez llegar cinco minutos antes a la clase tenga sentido. Aclárale las reglas de la escuela y las consecuencias de la escuela por las llegadas tarde. Haz que tu adolescente tome la responsabilidad de legar a tiempo y reforzar las reglas de la escuela con consecuencias adicionales en casa. Las consecuencias deberían estar a la altura de la infracción y tener sentido para tu adolescente.

  4. Adhiere a un plan para corregir su comportamiento. Se comprensivo, pero no molesto. Dependiendo de la razón que tenga tu adolescente para llegar tarde, un contrato o un horario deberían estipularse. Su celular podría ser usado para encontrarla vía GPS o para darle recordatorios. Considera incentivos y premios para lograr esta meta.

  5. Mantente en el plan. Si aceptas ayudar a tu adolescente de alguna forma, sostenlo. Por ejemplo: si accedes a darle una advertencia de 10 minutos antes de que necesite irse de la casa, sigue esa regla consistentemente. Demuestra el comportamiento que esperas ver de tu hijo.

  6. Comunícate con tu adolescente regularmente sobre su progreso. Controla las señales de otros problemas que puedan causar que llegue tarde. Habla con los profesores o el director de la escuela si el problema persiste.

Más galerías de fotos



Escrito por sara mahuron | Traducido por lautaro rubertone