Cómo la disciplina parental sobre los hijos afecta su educación

Los padres disciplinan a sus hijos de varias formas y los métodos de disciplina utilizados pueden tener un efecto profundo en la educación de un niño. Una disciplina parental balanceada ayuda a los niños a aprender el autocontrol apropiado para su edad, una fuerte ética de trabajo y un sentido de orgullo en sus logros. Una disciplina de los padres demasiado severa puede afectar el deseo del estudiante de aprender, mientras que una disciplina que es pasiva puede crear una sensación de apatía por la educación. Encontrar el estilo de disciplina correcto cuando se trata de la educación puede infundir el amor por el aprendizaje en tus hijos.

Autoridad

Los padres con autoridad establecen altos estándares para sus hijos y les proporcionan las herramientas que necesitan para tener éxito. Generalmente muestran respeto por sus hijos como un pensamiento independiente y al sentirlos como seres humanos, mientras que al mismo tiempo son amorosos y protectores. Un padre con autoridad ayuda a sus niños a entender lo que se espera de ellos, mientras que nunca colocan el listón fuera de su alcance. Los padres con autoridad exigen el respeto de sus hijos, mientras que muestran su respeto a ellos. Esto influye en la percepción del entorno escolar de los niños, ayudándoles a comprender el papel que los educadores desempeñan en su vida. Asi se promueve un ambiente positivo para el aprendizaje, ya que los hijos de los padres con autoridad interactúan de manera apropiada con sus maestros, lo cual aumenta su deseo de aprender y de hacer que sus padres se sientan orgullosos. Este estilo de crianza de los hijos está asociado con las culturas de clase media de todo el mundo y produce los resultados más exitosos de la infancia, de acuerdo con Parentingscience.com.

Autoritario

Los padres autoritarios esperan que sus hijos obedezcan sin rechistar cualquier comando que les hayan dado y que lo ejecuten perfectamente la mayor parte del tiempo. Los padres autoritarios generalmente recurren a la amenaza del castigo corporal, lo cual lleva a los niños a obedecer las órdenes por miedo y no por respeto, de acuerdo con un artículo de investigación publicado en la página web de Missouri Western State University. Los padres autoritarios suelen estar más interesados ​​en la obediencia y tienden a controlar a sus hijos por vergüenza. Algunos hijos de padres autoritarios actúan en el salón de clases como una forma de afirmarse y tomar el control de sus vidas porque están excesivamente controlados en casa, de acuerdo con Parentingscience.com. Otros niños se retiran y tienen dificultades para conectarse y comunicarse con los profesores por el miedo de hacer algo mal. Los padres autoritarios a menudo culpan a los maestros, los administradores u otras personas en la autoridad educativa por la incapacidad del niño para prosperar en la escuela.

Pasivo y permisivo

Los padres pasivos y permisivos aman y cuidan a sus hijos tanto como los padres con autoridad, pero carecen de la capacidad o el deseo de disciplina. Estos padres quieren el amor y la amistad a toda costa de sus hijos, incluso a costa de su educación. Los padres permisivos demandan poco o nada de sus hijos y, a menudo se refieren a ellos como "sólo niños" y no ven ninguna necesidad de esperar más cosas. Colocan a sus hijos en dificultades en la escuela debido a la falta de expectativas en el hogar. Los niños necesitan límites adecuados a su edad y metas con el fin de entender esos conceptos y reunirse con ellos en la escuela, de acuerdo con Education.com.

Al margen

Algunos padres no se encuentran en las categorías de autoridad, autoritarios o pasivos. Estos padres están simplemente al margen. El padre al margen proporciona poco apoyo emocional y establece pocos o ningún límite o metas para sus hijos. Los padres al margen tienen niños que tienen dificultades para ver el valor de la educación, porque no hay nadie en casa para elogiar lo que están haciendo bien o para ofrecer aliento cuando luchan. Los niños con padres descuidados tienen dificultades para convertirse en entusiastas por aprender y puede que anden luchando con la mayoría de las habilidades básicas. Las investigaciones demuestran que los niños que tienen padres involucrados se comportan mejor, están ausentes de la escuela con menos frecuencia, tienen mejores resultados académicos y van más a la escuela que los niños cuyos padres están al margen, de acuerdo con Education.com.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por enrique pereira vivas