Disciplina para niños y castigo corporal

La American Academy of Pediatrics (AAP) reporta que el castigo corporal es una de las técnicas más comúnmente utilizadas para niños. En 1998, la AAP encontró que más del 90 por ciento de los padres señalaron usar castigo corporal en casa. Los padres generalmente administran esta controvertida técnica de disciplina como respuesta a la conducta o acciones del niño; principalmente se presenta como nalgadas. Este método sigue siendo extremadamente popular sin importar el hecho de que la mayoría de las organizaciones de expertos desaprueban su uso.

Tipos

En el mundo occidental, el castigo corporal por parte de los padres generalmente toma la forma de nalgadas (una palmada aplicada a los muslos o glúteos). Los glúteos son el blanco más popular del castigo corporal porque están protegidos por tejido adiposo; los golpes en esta área generalmente no causarán lesiones físicas graves. Los padres también pueden usar palmadas en la muñeca o rostro para disciplinar a un niño. Sin embargo, estas áreas son bastante sensitivas y los golpes fuertes pueden causar lesiones graves. Algunos cuidadores usan utensilios como paletas, cinturones o varas para infligir castigo corporal, pero esta práctica está prohibida en muchas jurisdicciones.

Opinión de expertos

Las organizaciones de expertos se oponen firmemente al uso del castigo corporal en hogares y escuelas. La American Psychological Association señala que el castigo corporal brinda sólo un cambio temporal en la conducta de un niño y tiende a ser contraproducente; no existe evidencia convincente para apoyar la noción de que el castigo físico puede mejorar efectivamente la conducta o salud mental de un niño. La American Academy of Pediatrics también desaprueba el castigo corporal y declara que si un padre golpea a un hijo con ira, debería disculparse con el niño y explicar que los golpes son una forma inaceptable de expresar la frustración.

Consideraciones legales

Desde enero de 2010, la Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children reporta que 25 naciones, incluyendo España, Grecia, Alemania y Nueva Zelanda, han abolido completamente el uso del castigo corporal en los hogares y las escuelas. En los Estados Unidos, el castigo corporal sigue siendo legal en todos los 50 estados; no existen restricciones respecto al uso de utensilios o la edad del niño. En Canadá, los padres tienen permitido dar nalgadas a niños entre 2 y 12 años de edad usando una mano abierta y desnuda. Los esfuerzos para prohibir el castigo corporal en Massachusetts y California, dos estados tradicionalmente liberales en EE.UU., han fallado.

Función

En teoría, el castigo corporal puede alterar la conducta de un niño al enseñarle a asociar las conductas negativas con consecuencias físicamente dolorosas. Para evitar el dolor físico, el niño teóricamente dejará de realizar acciones que llevan al castigo corporal. La American Psychological Association señala que las amenazas físicas pueden alterar temporalmente la conducta de un niño, pero no ofrece beneficios a largo plazo para el bienestar emocional o físico del niño. El castigo corporal puede resultar en el cumplimiento a corto plazo debido al miedo del niño al castigo físico.

Alternativas

La American Academy of Pediatrics ofrece muchas alternativas de disciplina para niños en lugar de las nalgadas y otras formas de castigo corporal. Algunos niños responden bien a las sesiones de "tiempo fuera" y a la pérdida de privilegios. La American Academy of Pediatrics también apoya el uso de consecuencias naturales. Por ejemplo, un infante que destruye un juguete durante un berrinche ya no puede jugar con él. Algunos expertos en crianza, incluyendo a Alfie Kohn (autor de "Crianza incondicional" y "Castigado por recompensas"), desaprueban por completo el uso de castigos y recompensas, y en su lugar apoyan el uso de la comunicación continua y otras técnicas de disciplina centradas en el niño.

Más galerías de fotos



Escrito por juniper russo | Traducido por alejandro cardiel