Cómo discipliar a un niño altamente sensible

Un niño que llora con facilidad, muestra respuestas excesivas a la disciplina general o grita sobre cuestiones de menor importancia se considera sensible, según la Dra. Elise Abromson, Psicóloga Infantil en Frederick, Maryland. Como padre, puedes tener dificultades tratando de disciplinar a tu hijo sensible. Puede desplomarse cuando haces cumplir las reglas o rompe en histeria cuando le corriges un comportamiento inadecuado. No te rindas. La disciplina es parte de la crianza de los hijos y hay maneras de disciplinar a tu hijo sensible.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Da un paso atrás y mantén la calma. "Gritar puede agitar al niño, lo que empeora la situación", explica la Dra. Abromson. Trata para hablar con tu hijo en calma y de manera racional. Puede que tengas que alejarte de la situación momentáneamente mientras seleccionas con detenimiento tus palabras. Usa un tono tranquilo y con claridad y firmemente explica la conducta incorrecta de tu hijo. Con paciencia, explícale el comportamiento que esperas. Después de que todos se hayan calmado, dale un abrazo y asegúrale que todo va a estar bien.

  2. Crea un lugar para relajarse. En lugar de enviar a tu hijo sensible al "tiempo de espera" por mal comportamiento, crea un ambiente tranquilo, un "lugar para relajarse", aconseja el Dr. Abromson. "Un lugar para relajarse es un lugar donde tu hijo puede ir a relajarse y a recuperarse. Decóralo con almohadillas blandas. Coloca en el lugar para relajarse actividades constructivas como crayones y papel. Llénalo con animales de peluche." Cuando tu niño sensible actúe fuera de control, dirígelo a su lugar de relajación donde pueda calmarse. Esto también te da la oportunidad de recuperar la compostura y racionalidad para averiguar la mejor manera de hacer frente a sus acciones.

  3. Muestra en lugar de decir. Cuando tu niño sensible actúe mal, muéstrale el comportamiento que esperas. Con la mayor calma posible, dile que se detenga y observe. A continuación, empieza a hacer exactamente lo que estaba haciendo. Incluso puede pensar que te estás haciendo el tonto y se dará cuenta de lo fuera de lugar de su comportamiento. Luego, muéstrale el comportamiento correcto. El acto de que vea lo que se espera en lugar de escuchar una conferencia, tendrá un impacto más fuerte y memorable.

  4. Explica tus razones. Como padre, puedes pensar que tu hijo debe seguir tus reglas porque eres el jefe. Sin embargo, algunos niños sensibles necesitan que les expliques tus acciones. No cuestionan tus decisiones, simplemente no entienden por qué las reglas están allí. Tómate el tiempo para explicarle a tu hijo por qué está castigado o por qué quieres que se detenga su comportamiento. Por ejemplo, en lugar de decirle que deje de saltar, explícale que si salta de manera equivocada, puede hacerse daño y se perdería la diversión en la próxima actividad.

Más galerías de fotos



Escrito por amy kaminsky | Traducido por mary gomez